Vecinos de La Manga denuncian que el servicio de bus es «un caos»

Aseguran que desde el mes de julio el autocar no llega hasta su última parada, ubicada en la playa de Veneziola, por lo que los usuarios deben andar hasta allí desde el puente del Estacio

LA OPINIÓN

En localidades tan concurridas como La Manga durante el verano, el servicio de transporte público se convierte en una herramienta fundamental para evitar usar el vehículo particular entre atascos y ausencia de aparcamiento a lo largo de los más de veinte kilómetros de Gran Vía que abarcan desde Cabo de Palos, hasta Veneziola. Por este motivo, los vecinos de la localidad costera optan por hacer uso del autobús urbano para las labores cotidianas como hacer la compra e incluso ir a tomar algo.

Sin embargo, este verano, el servicio de bus está siendo, según palabras de los vecinos, «caótico». El presidente de la Asociación de Vecinos La Manga Veneziola, Pedro Sánchez García,explica que a la asociación vecinal llegan quejas de vecinos por el mal funcionamiento del transporte público a diario. «Es indignante, contamos con un autobús cada media hora que recorre la Gran Vía de La Manga y, desde el mes de julio, si hay mucho tráfico y el bus va con retraso, o el puente de El Estacio está levantado, el conductor da la vuelta en este punto a pesar de que la última parada es la playa de Veneziola, a cinco kilómetros», asegura Sánchez García.

«Hay que tener en cuenta que, en la mayoría de casos se trata de personas mayores o familias con niños que se acercan hasta el supermercado más grande de La Manga, ubicado en Cabo de Palos, así como el mercadillo de los domingos de Las Dunas, por lo que recorrer una hora andando cargados con bolsas de la compra es inviable», añade el representante vecinal.

Así, lamenta también que debido a la afluencia de usuarios, el autobús llegue a las paradas más alejadas del principio de La Manga completo y el conductor «se niegue a recogernos».

A pesar de las quejas de los vecinos de La Manga, tanto la Consejería de Fomento de la Comunidad Autónoma, que abarca las competencias de transporte, como la empresa concesionaria de este servicio, ALSA, aseguran no estar al corriente de estas incidencias y sostienen que «el servicio se está desarrollando con total normalidad» este verano. Aunque desde la concesionaria apuntan que la venta de billetes este año ha sido «inferior a la de otros veranos».

De Cartagena a Veneziola

Los vecinos de La Manga reclaman también al Gobierno regional un autobús directo que comience su ruta en la Estación de Autobuses de Cartagena y llegue hasta el final de La Manga. «Ahora, tenemos que coger el autobús en la playa de El Pedruchillo, pero no está coordinado con el urbano y la espera entre un bus y otro puede demorarse más de una hora», indica Sánchez García. «Para llegar a Cartagena desde el final de La Manga, con la espera y el transbordo, pueden pasar más de tres horas», añade.

Para mostrar su «descontento» con el servicio de transporte y deficiencias en las infraestructuras, los vecinos de la Asociación Cultural de La Manga y la de Veneziola, se manifestarán en la localidad costera el próximo viernes, 27 de agosto, a las 19.30 horas.