Los Juegos Olímpicos de Tokio se celebrarán sin espectadores en las gradas

La organización ha decidido suspender la presencia de público por el estado de la pandemia

CADENA SER

Los Juegos Olímpicos de Tokio se celebrarán sin espectadores en las gradas, debido a la situación del coronavirus en la capital japonesa, ha informado la ministra a cargo de los Juegos Tamyo Marukawa, recoge la agencia Reuters.

A tan solo 15 días para el comienzo de la competición, lor organizadores de la competición han decidido llevar a cabo esta medida debido a la situación epidemológica, que sigue empeorando en Tokio.

De hecho, este jueves el primer ministro japonés Yoshihide Suga había hecho oficial la declaración de un nuevo estado de emergencia que durará hasta el 22 de agosto, cuando los Juegos Olímpicos ya hayan finalizado. La ciudad registró el miércoles 920 casos de coronavirus, la mayor cifra diaria desde mediados de mayo, una tendencia que llevaba produciéndose durante toda la semana y que ha precipitado una decisión que cada día que pasaba parecía más inevitable.

El Gobierno declaró el estado de emergencia

El Gobierno de Japón decidió hoy declarar un nuevo estado de emergencia sanitaria en Tokio debido al aumento de contagios de coronavirus.

El estado de emergencia es el cuarto aplicado en Japón desde el inicio de la pandemia, y estará en vigor desde el próximo lunes hasta el día 22 de agosto, lo que coincidirá de pleno con la celebración del evento deportivo.

El Gobierno ha vuelto a recurrir a esta medida excepcional debido al repunte del virus en la capital, y en especial por «el rápido avance de la variante delta», y con la idea de «evitar una expansión de los contagios a otras partes de Japón», según dijo este jueves el primer ministro nipón, Yoshihide Suga, en una rueda de prensa.

El estado de emergencia entrará en vigor el lunes 12 de julio para frenar el aumento de casos de covid-19 en la capital, dijo Suga tras reunirse con el comité gubernamental que gestiona la pandemia, aunque en la práctica la medida no supondrá mucho cambio con la situación actual, al margen de un endurecimiento de restricciones para los comercios.

El país asiático decidió, asimismo, prolongar dicho nivel de alerta en la región de Okinawa (sudoeste), donde ya se encontraba activa, y mantener ciertas restricciones en las prefecturas de Chiba, Saitama y Kanagawa, colindantes con Tokio y donde también se disputarán competiciones de los Juegos.

En la prefectura de Osaka (oeste) también se mantendrán las medidas, mientras que en otras cinco provincias (Hokkaido, Kioto, Aichi, Hyogo y Fukuoka) se verán levantadas a partir del lunes.