Ucrania logra avances significativos en el Donbass, mientras Rusia fuerza referéndums en Donetsk, Lugansk y Jersón para su anexión

IZIUM, UKRAINE – 2022/09/19: Ukrainian soldiers ride in an armored tank in the town of Izium, recently liberated by Ukrainian Armed Forces, in the Kharkiv region. Russian troops occupied the town of Izium on April 1, 2022. (Photo by Oleksii Chumachenko/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

La presión internacional para que Rusia acabe con la guerra y firme un acuerdo de paz es cada vez mayor, y en este sentido, Turquía ha pedido a Putin que devuelva Crimea y abandone los territorios ocupados en Ucrania

CADENA SER      Madrid

Ucrania sigue avanzando en los territorios ocupados por Rusia y está expandiendo su contraofensiva en la zona del Donbass. Después de recuperar 8.000 kilómetros cuadrados en Járkov y decensas de localidades, las Fuerzas Armadas han cifrado en cerca de 55.000 el número de militares rusos muertos desde el inicio de la invasión, incluidos 160 muertos en las hostilidades registradas durante las últimas 24 horas.

Más información

El Estado Mayor del Ejército ucraniano ha señalado que además han sido destruidos 2.216 carros de combate, 1.323 sistemas de artillería, 168 sistemas de defensa antiaérea y 318 lanzacohetes múltiples autopropulsados y blindados. Así, ha subrayado en un mensaje en su cuenta en la red social Facebook que también han sido destruidos 252 aviones, 217 helicópteros, 925 drones, 15 embarcaciones, 3.587 vehículos y tanques de combustible y 125 piezas de equipamiento especial. «El enemigo ruso sufrió las mayores pérdidas durante el último día en las direcciones de Bajmut y Donetsk», ha dicho, antes de hacer hincapié en que el balance facilitado «está siendo actualizado».

Por otra parte, ha denunciado que «el enemigo sigue adoptando medidas drásticas para mantener la situación bajo control» ante las contraofensivas del Ejército ucraniano durante las últimas semanas. «Sigue existiendo la amenaza de bombardeos y ataques con misiles en todo el territorio de Ucrania», ha advertido. «El enemigo sigue centrando sus esfuerzos en la organización de la defensa y en mantener los territorios ocupados, ocupar totalmente la región de Donetsk y alterar las acciones activas de las Fuerzas de Defensa en ciertas zonas», ha especificado.

Ante la remontada de Ucrania y la presión internacional para que Rusia acabe la guerra que empezó hace más de seis meses, el Kremlin sigue centrado en sus objetivos y ha asegurado este martes que «en este momento» no es posible lograr una solución diplomática a la guerra en Ucrania. «En estos momentos esta posibilidad no es visible», ha dicho el portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, según ha informado la agencia rusa de noticias Interfax, después de que el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, advirtiera que las tropas rusas «sólo tienen dos opciones: huir de nuestra tierra o rendirse».

Putin convoca referéndums en Lugansk, Donetsk y Jersón para su anexión a Rusia

La guerra estalló días después de que el propio Putin reconociera la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, situadas en el Donbass (este) y escenario de un conflicto armado desde 2014. Ahora Ucrania se está imponiendo en estso territorios y Rusia pretende forzar referéndums en estos territorios para debatir la anexión a Rusia. Así, las autoridades de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk y las autoridades prorrusas de Jersón, han anunciado este martes que el referéndum sobre la posible adhesión de estos territorios a Rusia se celebrará entre el 23 y el 27 de septiembre.

El presidente de parlamento de Lugansk, Denis Miroshnichenko, ha realizado el anuncio horas después de que los miembros de la Cámara Pública aprobaran por unanimidad una ley sobre la celebración del referéndum sobre este punto, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Interfax. Poco después, la Cámara Pública de Donetsk ha confirmado que la votación en este territorio tendrá lugar en las mismas fechas, según ha informado la agencia rusa de noticias TASS.

Los parlamentos de las autoproclamadas repúblicas de Lugansk y de Donetsk aprobaron lunes sendas mociones instando a la celebración de referéndums para la adhesión de las dos regiones separatistas ucranianas a Rusia, que el 24 de febrero lanzó una guerra contra Ucrania tras reconocer la independencia de estas regiones. Asimismo, el presidente de la Administración Suprema Estatal de Jersón ha firmado un decreto confirmando la fecha de la votación, apenas unas horas después de que el consejo cívico instalado por las autoridades prorrusas presentara una iniciativa para celebrar esta votación argumentando que la unión a Rusia «garantizará la seguridad en el territorio de la región».

Por su parte, el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha indicado que este tipo de iniciativas, también planteadas por las autoridades prorrusas en Zaporiyia, suponen una muestra del deseo de la población de estos territorios de poder determinar si quieren ser parte de Rusia. «Desde el inicio de la operación militar especial y, en general, en el periodo precedente, dijimos que la población de los respectivos territorios debía decidir su futuro», ha indicado. «La situación actual confirma que quieren ser dueños de su destino», ha zanjado Lavrov.

Ucrania tacha de «farsa» los referéndums

El Gobierno de Ucrania ha tachado de «farsa» los referéndums que pretenden celebrar y ha asegurado que «no cambiará nada». «La farsa de los referéndums no cambiará nada y tampoco lo hará ninguna movilización híbrida», ha dicho el ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter. «Rusia ha sido y sigue siendo un agresor que ocupa ilegalmente parte del territorio ucraniano», ha denunciado.

En este sentido, ha hecho hincapié en que «Ucrania tiene todo el derecho de liberar sus territorios y seguirá liberándolos, independientemente de lo que Rusia tenga que decir», en el marco de las contraofensivas lanzadas por el Ejército ucraniano durante las últimas semanas en partes de las regiones de Jersón y Járkov. Por su parte, el jefe de la Administración Regional de Lugansk, Serhiy Haidai, ha manifestado que las autoridades prorrusas han puesto en marcha el referéndum «considerando el hecho de que perderán en el campo de batalla». «Lo único que les queda es celebrar rápidamente referéndums que por supuesto serán falsos y con resultados preparados», ha dicho.

Haidai ha recalcado que las autoridades prorrusas buscan con ello fijar unas fronteras administrativas de los territorios capturados durante la guerra para que Rusia pueda denunciar un «ataque» contra su territorio una vez el Ejército ucraniano continúe avanzando en sus ofensivas e irrumpa en estas zonas, tal y como ha recogido la agencia ucraniana de noticias UNIAN.

Turquía insta a Rusia a acabar con la guerra

La presión internacional a Rusia para acabar con la guerra cada es más evidente. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha instado a Rusia a abandonar los territorios ocupados en Ucrania para lograr un acuerdo de paz y ha asegurado que Putin «quiere acabar con esto lo antes posible». «Si ha de lograrse la paz en Ucrania, por supuesto que la devolución de la tierra invadida será muy importante. Esto es lo que se espera. Es lo que se quiere. Putin ha dado determinados pasos», ha dicho Erdogan en una entrevista a la cadena de televisión PBS en la que ha agregado que «las tierras invadidas deben ser devueltas a Ucrania».

Erdogan ha confirmado además que Turquía ha abordado con Rusia desde 2014 la devolución de la península de Crimea, que cuenta con una importante población de la minoría tártara. «Le pedimos que devuelva Crimea a sus propietarios», ha manifestado, si bien ha reconocido que «desafortunadamente, no se ha logrado dar pasos hacia adelante». Asimismo, el mandatario turco ha reseñado que «hay un conflicto que ha causado víctimas» y que «la gente muere y nadie será ganador cuando termine todo». Por ello, ha hecho hincapié en que «la actitud de Rusia será muy, muy importante» a la hora de lograr un acuerdo de paz.

«Me reuní en Uzbekistán con Putin y mantuvimos discusiones extensas con él. Me está mostrando que quiere acabar con esto cuando antes. Esa fue mi impresión, debido a que las cosas que están pasando son bastante problemáticas», ha desvelado, antes de indicar que 200 presos de guerra podrían ser intercambiados próximamente. Además, ha señalado que «ningún líder va a reconocer a posteriori que hubo un error». «Nadie dirá que cometió un error. Eso mismo puede aplicarse a Ucrania», ha argumentado, antes de incidir en que «los líderes, cuando toman un camino, ven muy difícil dar marcha atrás», ha añadido.

Por otra parte, ha reiterado que «ninguna invasión puede ser justificada» y ha mostrado su apoyo a que Naciones Unidas investigue las denuncias sobre supuestas atrocidades cometidas por las fuerzas rusas en Ucrania, incluido el hallazgo de fosas comunes y «cámaras de torturas» en la ciudad de Izium, situada en la región de Járkov (este). «A través de las actividades de la ONU debe haber luz sobre estas discusiones. Si eso no pasa, como líder de un país, es difícil explicar estos asuntos, publicar un comunicado, dado que nos llevaría a una posición en la que no se seguiría una política exterior equilibrada. No podemos posicionarnos y no sería correcto que lo hiciéramos», ha indicado.

Putin pide abastecer al ejército de manera «urgente»

A todo estas voces que solicitan el fin de la guerra, se suman complicaciones por el abastecimiento de armas en el frente soviético en pleno contraataque de los ucranianos. El presidente ruso ha pedido a las empresas de defensa del país que abastezcan de manera «urgente» al ejército ruso. En el llamamiento, Putin solicita un aumento de la producción armamentística y ha anunciado que se simplificarán los contratos con estas empresas para acelerar la compra.

Ver vídeo / Zelenski asegura que Ucrania ha recuperado una 30 de localidades: "Creo que este invierno es un punto de inflexión y puede llevar a una rápida desocupación de Ucrania"

Reproducir
Zelenski asegura que Ucrania ha recuperado una 30 de localidades: «Creo que este invierno es un punto de inflexión y puede llevar a una rápida desocupación de Ucrania»