Resurgir de las cenizas o firmar su desaparición: el destino de Ciudadanos se decide en las elecciones europeas

  • Jordi Cañas tratará de evitar el fin de un partido que viene firmando su muerte política desde hace cinco años

  • Las encuestas no son optimistas: los ‘naranjas’ perderían sus ocho eurodiputados y se quedarían sin representación

PorDIANA FRESNEDA  RTVE

Elecciones europeas 2024: ¿Cómo llega Ciudadanos al 9J?
El candidato de Ciudadanos, Jordi Cañas, durante la presentación de la lista electoral del partido para las elecciones europeas del 9 de junio EFE/VÍCTOR LERENA
5 min.“Adiós, pero con dignidad”. Es la frase más escuchada entre los dirigentes de Ciudadanos en el último lustro, a raíz de las sucesivas debacles electorales que han situado al proyecto que tuvo opciones reales de gobernar en España en 2019 a un paso de la desaparición. Pese a la crisis de liderazgo que afronta el partido desde la marcha de Albert Rivera y los intentos del PP para concurrir en una lista conjunta en cada cita electoral, lo que queda de la formación ‘naranja’ ha decidido, en una huida hacia delante, concurrir a las elecciones europeas para sentenciar de una vez por todas su destino.

Pocas caras conocidas quedan ya de aquel grupo de “inconformistas” que en 2006 decidió fundar una plataforma política para luchar contra el nacionalismo en Cataluña y que, una década después, se alzó como primera fuerza en el Parlament. Algunos decidieron abandonar el barco antes de lo previsto (y asegurar su futuro político en otros partidos como el PP y Vox) y otros intentaron, sin éxito, impedir el naufragio que vaticinaban todas las encuestas en cada cita electoral.

El último superviviente y el encargado de resucitar a un partido que viene firmando su muerte política desde hace ya cinco años es Jordi Cañas. Afiliado a Ciudadanos en 2007, acabó convirtiéndose en uno de los escuderos de Albert Rivera y en portavoz en el Parlament catalán, pero una investigación por un supuesto fraude fiscal le alejó de la primera línea política entre 2014 y 2018. Más tarde fue absuelto y declarado inocente, por lo que el partido le recuperó como número seis en las listas de la formación ‘naranja’ en Europa.

 

Ahora como candidato confía en que su formación se mantenga con representación en la Eurocámara, lo que a su juicio será “el resurgir» y «el principio del regreso» de Ciudadanos tras su desaparición del Congreso y de todos los Parlamentos autonómicos (Francisco Igea consiguió escaño en Castilla y León en 2022, pero posteriormente fue expulsado del partido).

¿Qué dicen las encuestas?

Ciudadanos ve en estos comicios una oportunidad para seguir vivo a nivel político. Y es que las europeas son las únicas elecciones que se celebran en España que se articulan con un sistema de circunscripción única, por lo que cada voto cuenta lo mismo independientemente de la comunidad autónoma en la que se deposite. En el caso de España, tampoco se aplica ningún umbral electoral para tener derecho a participar en el reparto de escaños.

Pese a ello, los sondeos no son optimistas de cara al 9 de junioSegún el promedio de encuestas elaborado por DatosRTVE, la formación ‘naranja’ culminaría su desaparición de la escena política en las elecciones europeas, al perder los ocho representantes que salieron de su lista en 2019. No conseguiría ni el 1% de los votos, frente al 12% con el que se hizo en los pasados comicios.

De cumplirse estas expectativas, Ciudadanos saldría del Parlamento Europeo justo una década después de entrar por primera vez. Lo hizo en 2014 de la mano de Javier Nart — quien posteriormente se dio de baja como afiliado por discrepancias con Albert Rivera, aunque mantuvo su acta de eurodiputado—, consiguiendo más de 495.000 votos (3,16%) y dos escaños.

Cinco años después, la formación ‘naranja’ volvió a probar suerte en la Eurocámara y se hizo con más de 2,7 millones de votos (12,17%) y siete asientos, que se convirtieron en ocho tras el Brexit. En esta ocasión, el candidato fue el economista Luis Garicano, quien también abandonó la formación tres años después en pleno proceso de refundación del partido y, aunque anunció que el motivo era su regreso como profesor a Estados Unidos, apenas unos meses después se unió a ‘Reformismo21’, la fundación del PP.

Vázquez, Girauta o Solís, los ‘ex’ de Ciudadanos que van en las listas de otros partidos

Pero no es Garicano el único eurodiputado que ha abandonado la marca o ha fichado por otras siglas en los últimos años, a raíz de las sucesivas debacles electorales (a los que se suman un sinfín de nombres a nivel nacional). Otros históricos dentro de la formación, que hasta hace poco eran eurodiputados por Ciudadanos, concurren este 9 de junio en las listas de otros partidos.

El caso más polémico ha sido el del hasta entonces secretario general de la formación ‘naranja’, Adrián Vázquez. Tras el fracaso en las negociaciones con el PP para formar una coalición de cara a las elecciones catalanas y europeas, dimitió de su cargo y, apenas un mes después, anunció “con orgullo” que formaría parte de la lista europea del PP que encabeza Dolors Montserrat: “El PP es la única alternativa política capaz de reconstruir nuestra convivencia cívica y constitucional”, dijo.

Siguiendo sus pasos, las eurodiputadas Susana Solís y Eva Poptcheva también decidieron aceptar la ‘opa’ del PP y abandonar las filas ‘naranjas’ para concurrir en las europeas en la formación que preside Alberto Núñez Feijóo, en un intento de revalidar su puesto en el Parlamento Europeo.

Por su parte, el que fuera eurodiputado de Ciudadanos entre 2014 y 2016 y portavoz de la formación ‘naranja’ en el Congreso hasta 2019, Juan Carlos Girauta, es el ‘número tres’ de Vox en las listas al Parlamento Europeo. Tras hacerse pública la noticia, dijo sentirse «encantado» con la proposición del líder de Vox, Santiago Abascal, y resaltó la «admiración» que siente por sus compañeros de lista, a quienes tildó de «amigos de muchos años».

Objetivo: “Defender España, no los intereses de un partido”

A pesar de este negativo contexto, con las encuestas en contra y el aluvión de bajas en los últimos meses a nivel europeo —además del cambio de siglas, la eurodiputada ‘naranja’ Maite Pagazaurtundúa ha anunciado que deja la política—, Jordi Cañas no tira la toalla y sigue defendiendo que su partido es el «voto útil para el conjunto de españoles»: «Hemos desarrollado un trabajo formidable los últimos diez años y vamos a volver a pedir la confianza», recalcaba en una entrevista en RNE.

En estos primeros compases de la campaña, el candidato ha reivindicado a su partido como “el único” que habla de Europa y de los intereses de los españoles, frente a un Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo que “priorizan sus batallas partidistas”. «Feijóo está vendiendo estas elecciones como la antesala a las generales y Pedro Sánchez se vende como el hombre que todo el mundo ataca y que quiere ser votado para frenar a la ultraderecha fantasmagórica», afirmó en un mitin en Zaragoza este fin de semana.

Así, centrará su discurso esta campaña en rechazar la polarización de la política a nivel nacional y durante estos 15 días «recorrerá el máximo que pueda del país» para hablar de los «problemas reales» de cada región y poner de manifiesto que Ciudadanos se presenta para «defender España, no los intereses de un partido».

Según Cañas, su candidatura será «la sorpresa electoral» de la noche electoral del 9 de junio, lo que sentará las bases para «volver a la política nacional» cuanto antes.