REGIÓN DE MURCIA/ El obispo remueve las parroquias con 43 ceses y nombramientos

José Manuel Lorca Planes. / NACHO GARCÍA / AGM

Lorca Planes mueve el banquillo y cambia a los curas de varias iglesias por la jubilación o la marcha a Roma de algunos de ellos

LA VERDAD

Soplan vientos de cambio en las parroquias de la Región. El obispo de Cartagena, José Manuel Lorca Planes, anunció ayer hasta 43 ceses y nombramientos de nuevos sacerdotes. Estas renovaciones son habituales y suelen producirse en los meses de verano, siendo efectivas a partir del mes de septiembre.

Pablo Caballero, Francisco José Martínez y Juan Pablo Palao se desplazan a Roma para ampliar sus estudios, por lo que cesarán como párroco del Cristo del Valle de Torreagüera (Murcia), vicario parroquial de Nuestra Señora del Rosario de Torre Pacheco y vicario parroquial de San Francisco Javier-San Antón de Murcia, respectivamente

En esta oleada de cambios Jaime Palao será nombrado vicario parroquial de San Juan Bautista de Archena, mientras que Pablo García Félix asumirá el mismo cargo en la parroquia Nuestra Señora de la Asunción de Alcantarilla. Álvaro José Maury, por su parte, será el nuevo vicario parroquial de San Francisco de Asís, en Caravaca de la Cruz.

Antonio Martínez, el capellán de las religiosas Esclavas de Cristo Rey de Guadalupe, en Murcia, se jubila y asume su cargo Luis Emilio Pascual

Entre los nombramientos hechos públicos por Lorca Planes figuran también los de José Fulgencio Aguilar como párroco de los templos de San Bartolomé de El Sabinar (con Calar de la Santa), La Purísima Concepción de Nerpio y Virgen de la Rogativa, en Moratalla; de Daniel Aparicio como vicario parroquial del templo de San Fulgencio de Cartagena; y Miguel Ángel Sanchiz como vicario parroquial de la iglesia de Santa Eulalia de Murcia.

De El Sabinar a Murcia

Tras el verano, Jesús José Márquez asumirá el reto de convertirse en el nuevo vicario parroquial de Nuestra Señora del Rosario de Torre Pacheco. Para ello abandonará la iglesia de Santiago el Mayor de Totana, donde ejercía hasta la fecha. Un paso similar al que debe dar Alejandro Ariel Roa, que deja atrás varios destinos –en El Sabinar, Nerpio y Moratalla– para ser el nuevo párroco de Cristo del Valle de Torreagüera.

Este movimiento de fichas dentro del Obispado llevará a David Martínez Robles a ser el nuevo vicario episcopal de la zona pastoral de Caravaca-Mula, además de párroco de la iglesia de El Salvador de Caravaca de la Cruz. Manuel Verdú, por su parte, recibe el nombramiento de vicario episcopal de la zona pastoral del Campo de Cartagena y Mar Menor. Un cargo que compartirá con el de párroco de Nuestra Señora del Rosario de Torre Pacheco.

Lorca Planes también ha acordado el nombramiento de Jesús Sánchez como rector de los seminarios diocesanos Mayor de San Fulgencio y Menor de San José, y de Jesús Aguilar como director espiritual del Seminario Mayor de San Fulgencio –este será también consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad–. En este ámbito, Blas Damián López asume el cargo de vicerrector del Seminario Menor de San José y Javier Conesa es nombrado director espiritual de este centro.

Los numerosos cambios que la Diócesis de Cartagena puso ayer encima de la mesa colocarán a Sergio Palazón al frente de las parroquias de Santa María la Real de Aledo y San Miguel de Zarzadilla de Totana, en Lorca; y a Antonio Murcia en la de Nuestra Señora de Loreto de Algezares, en Murcia. José Luis Bleda será el párroco de San Juan Bosco de Cieza, mientras que José Ruiz será el encargado de la futura parroquia de San Juan Pablo II de Murcia, con competencias propias de párroco, tal y como especifica la Diócesis.

David Flor de Lis afrontará en un futuro las parroquias lorquinas San José de Coy y San Nicolás de Avilés, a la vez que se hace cargo de las ermitas de San Isidro y Cristo Rey, cargo del que es cesado Doménico Pío Greco.

Héctor Madrona López es nombrado párroco de La Purísima de la pedanía de Balsapintada, en Fuente Álamo, y de San Antonio, en la pedanía murciana de Lobosillo. Ángel Molina Casalins se encargará de las lorquinas San Diego y San José de El Consejero. El nuevo párroco de San Ginés, en Murcia, será Pedro López, que recoge el testigo de Isidro Molino Núñez tras su jubilación.

Un año sabático

Ramiro Ginés y Patrocinio Imperial cesan de las iglesias de la Purísima Concepción y Nuestra Señora del Carmen de La Garapacha, en Fortuna. Este último disfrutará de un año sabático, según aclara la Diócesis. Les sustituye Juan Carlos Ponce Simón. Por su parte, David Álvarez de la Campa Pinar ha sido nombrado párroco de las iglesias de Santa María del Azarbe, en Murcia, y San Roque en Cobatillas. Una tarea a la que sumará la de encargarse de la ermita de Nuestra Señora de la Fuensanta de la pedanía santomerana de La Matanza. Víctor Manuel Pajares será el párroco de Nuestra Señora del Rosario de La Algaida, en el municipio de Archena.

Jesús Gonzalo Conesa se sitúa al frente de Nuestra Señora de las Maravillas de Los Martínez del Puerto (Murcia) y las pachequeras Nuestra Señora de la Consolación de El Jimenado y San José de Roldán; y José Carlos González de Nuestra Señora del Rosario de Puerto Lumbreras y Nuestra Señora de Los Dolores de Henares (Lorca).

Las parroquias lorquinas de Virgen de Las Huertas, en La Paca, Nuestra Señora de la Piedad, en Zarcilla de Ramos, y Nuestra Señora de la Asunción de Fuensanta compartirán párroco y este cargo será asumido por Joaquín Conesa.

Eugenio Azorín asume la parroquia de Santa Florentina de Cartagena, mientras que David Emilio Tomás cesa como párroco de ese templo y como capellán de la prisión de Sangonera la Verde. La iglesia de San Antonio Abad del barrio de San Antón de Cartagena tendrá ahora el rostro de Saúl Sánchez. El hasta ahora administrador parroquial de la misma, Juan Apellániz Apellániz, ha cesado, pero continúa adscrito a dicha parroquia y mantiene los demás cargos.

Antonio Martínez, el capellán de las religiosas Esclavas de Cristo Rey de Guadalupe, en Murcia, se jubila, por lo que su puesto será ocupado por Luis Emilio Pascual. Entre los jubilados se encuentra también Bernabé Martínez Adán, hasta ahora párroco de Santa María del Azarbe, en Murcia.