MURCIA/ Quejas vecinales por la falta de seguridad para peatones, ciclistas y conductores ante el aumento de baches

Los vecinos de Santa Cruz y El Raal denuncian que el cimbrado del Azarbe Mayor acumula más de tres meses con daños y riesgo real de derrumbe sin que el Ayuntamiento haya actuado

El PP propone que se articule, de la mano de las juntas municipales, un plan de actuación riguroso que permita atender las necesidades reales y concretas que piden los vecinos de las pedanías

En Monteagudo, Cabezo de Torres, El Esparragal, Torreagüera y Beniaján también reclaman que se acometan actuaciones pendientes desde hace meses en calles, carreteras y aceras

Las pedanías ejemplifican la dejadez y el abandono del alcalde socialista, que ha diseñado un plan de asfaltado que deja fuera a 43 barrios y pedanías del municipio

Antonio Navarro: “Los problemas de inseguridad vial que generan los baches salpicados por todas las pedanías provocan una alarma vecinal ante la que hace oídos sordos la coalición de izquierdas. Es necesaria una actuación consensuada con las juntas municipales”

El Grupo Municipal Popular lamenta las quejas vecinales generadas por la falta de seguridad que padecen peatones, ciclistas y conductores ante la proliferación de baches en aceras, calles y carreteras de pedanías.

El concejal Antonio Navarro ha visitado la zona de la Orilla de la Azarbe y ha recogido las demandas que trasladan vecinos de pedanías como Santa Cruz y El Raal, que demandan un arreglo inmediato para los daños y desperfectos que presenta el cimbrado del Azarbe Mayor a su paso por estas localidades. Los arreglos se encuentran pendientes desde hace más de tres meses. El entorno presenta un riesgo real de derrumbe, pero el Ayuntamiento todavía no ha actuado.

Al respecto, el edil Navarro ha señalado que “desde el PP pedimos a PSOE y Ciudadanos que actúen inmediatamente para balizar y señalizar la zona y que ejecuten un proyecto de reposición de todo el cimbrado que se encuentra dañado en la actualidad”.

Las quejas por los problemas de inseguridad que generan los baches se extienden por todas las pedanías. Por ejemplo, los vecinos de Monteagudo, Cabezo de Torres, El Esparragal, Torreagüera y Beniaján también reclaman que se acometan actuaciones pendientes en diferentes vías de sus localidades.

La coalición de izquierdas no actuará en el 65% del municipio

Lo cierto es que las pedanías ejemplifican la dejadez y el abandono del alcalde socialista, que ha diseñado un plan de asfaltado que deja fuera a 43 barrios y pedanías del municipio, por lo que no tiene planificado trabajar en el 65% del territorio.

Frente a esta manera de actuar, el PP propone que se articule, de la mano de las juntas municipales, un plan de actuación riguroso que permita atender las necesidades reales y concretas que piden los vecinos de las pedanías.

El concejal Antonio Navarro ha recordado que “los problemas de inseguridad vial que generan los baches salpicados por todas las pedanías provocan una alarma vecinal ante la que hace oídos sordos la coalición de izquierdas. Es necesaria una actuación consensuada con las juntas municipales”.

Los arreglos pendientes que presentan muchas carreteras de las pedanías son otra de las consecuencias de la ley antipedanías del PSOE y de su decisión de poner trabas burocráticas a los pedáneos para que acometan arreglos en sus localidades.

Quejas vecinales por la falta de seguridad para peatones, ciclistas y conductores ante el aumento de baches - 1, Foto 1