Murcia, Cartagena, Lorca, Molina y otros 15 municipios reabren las terrazas este miércoles

Un total de 19 localidades se unen a las otras 20 de la Región de Murcia en las que ya se levantaron las restricciones perimetrales por el descenso de la incidencia de la Covid-19

 

Varias clientes en una terraza de un bar de Murcia, en una imagen de archivo. ROS CAVAL / AGM

Fin de las medidas más restrictivas en los principales municipios de la Región. Murcia, Cartagena, Lorca y Molina de Segura podrán reabrir a partir de pasado mañana sus terrazas y también se suprimirá el cierre perimetral impuesto desde hace más de un mes para tratar de frenar la tercera ola de la pandemia del coronavirus.

Así lo ha acordado el Comité de Seguimiento de la covid en la Región, que se ha reunido esta mañana, como cada lunes, en el Palacio de San Esteban, para dar cuenta de la situación epidemiológica actual en la Comunidad y actualizar los datos de la Comunidad.

A excepción de Ulea, Beniel, Yecla, Abarán, Pliego y Cieza, el resto de localidades de la Región no están en un nivel de alerta extremo por transmisión del virus, por lo que ya son 39 los municipios de los 45 de la Región los que han dejado atrás el nivel más alto de transmisión desde que el pasado martes 12 de enero se comenzasen a aplicar estas medidas restrictivas cuando la curva de contagios crecía a un ritmo imparable tras las fiestas de Navidad.

En cuanto a los municipios en un nivel de alerta muy alto, se encuentran San Pedro del Pinatar, Santomera, Librilla, Las Torres de Cotillas, Fortuna, Ceutí, Caravaca de la Cruz, Murcia, Totana, Campos del Río, Lorca, Mula, Jumilla, Blanca, Águilas, Archena, Alcantarilla y Calasparra.

Molina de Segura, Ricote, San Javier, Cartagena, Los Alcázares, Alguazas, Torre Pacheco, Bullas, Puerto Lumbreras, Alhama de Murcia, Mazarrón, Abanilla, La Unión, Albudeite, Cehegín, Fuente Álamo, Moratalla, Aledo y Lorquí se sitúan en un nivel de alerta medio-alto. Por último, solo Villanueva del Río Segura y Ojós se mantienen en un nivel de alerta bajo.

Menos restricciones para las reuniones públicas y privadas

Ante la bajada de la tasa de incidencia acumulada a nivel regional y en la mayoría de las localidades, el Gobierno regional ha decidido dar luz verde a que los negocios hosteleros -bares, cafeterías y restaurantes- puedan volver a prestar servicio en los espacios exteriores a un máximo del 75% de aforo total y con un máximo de dos comensales que no sean no convivientes. Asimismo no se establece límite para los núcleos familiares en estos negocios.

El consejero de Salud, Juan José Pedreño, ha indicado en su comparecencia que se flexibilizarán los encuentros entre personas no convivientes, por lo que en las reuniones sociales, ya sean en espacios públicos como privados, abiertos y cerrados, se podrán dar también encuentros de un máximo de dos personas que no sean convivientes. Por otra parte, medidas como el cierre perimetral de la Región como comunidad autónoma, así como el toque de queda a las diez de la noche, se mantienen por el momento.

Asimismo se permite la libre movilidad entre los municipios que presenten un nivel de transmisión del virus inferior al extremo (que contempla una tasa de incidencia acumulada mayor de 250 casos por cada 100.000 habitantes en la última semana o mayor de 500 casos en los últimos catorce días). Esta relajación de las medidas que se prevé que se haga efectiva el próximo miércoles con la orden que se publicará en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM).

La Región sigue en fase dos de riesgo asistencial, por lo que, en lo que respecta a los negocios hosteleros, solo se podrán abrir las terrazas, una medida que seguirá activa hasta que la media de pacientes hospitalizados en siete días sea mayor a 400 o si la de ingresados en UCI está por encima de 100.

Los hosteleros tachan de «locura» tener que controlar que sus clientes sean convivientes

Los hosteleros están en contra de tener que actuar como si fueran ‘policías’ para controlar si los clientes que vayan a sus terrazas son convivientes o no. “Nos vuelven a pedir hacer de policías cuando no es nuestra labor. Primero que controláramos a nuestros clientes para que no consumieran los productos para llevar en el entorno y ahora que comprobemos que las personas que atendamos sean convivientes. Es una locura detrás de otra. Un poco de seriedad, por favor”, manifestó estos días el presidente de Hostemur, Jesús Jiménez, ante la última normativa aparecida en el BORM que afecta a la reapertura exterior del sector.

Los hosteleros señalaron que la sociedad -e incluso ya los jueces- es plenamente consciente de que su sector no es el problema, ni el origen de los contagios. «Aun así, se nos sigue criminalizando. Y lo que es peor: se nos quiere interponer una vez más una labor de control que incluso no sabemos si es legal por temas tan básicos como la protección de datos», señaló Jiménez.