Mohamed Katir pulveriza el récord de España de 3000 metros y oposita claramente a medalla en Tokio

Katir celebra a su paso por meta el triunfo en Gateshead. Imagen: Vamos

El atleta muleño aglutina ahora las plusmarcas nacionales de 1.500, 3.000 y 5.000, aunque en los Juegos Olímpicos sólo competirá en esta distancia. También batió el récord de la Diamond League, que era de Gebrselassie

ONDA REGIONAL

REDACCIÓN

Mohamed Katir sigue haciendo historia. El atleta muleño pulverizó en Gateshead (prueba de la Diamond League) el récord de España de 3.000 metros lisos. Su plusmarca, 7:27:64, acaba con el regristro de Isaac Viciosa de finales de los años 90. Katir había batido la plusmarca nacional de 5.000 hace varias semanas en Florencia y el pasado viernes hizo lo propio con la de 1.500 en Mónaco. Desde mediados de los 80, con el dominio abrumador de José Luis González, un atleta español no aglutinaba tres récords nacionales en estas distancias. De paso, Katir se anotó también el récord histórico de la Diamond League en esta distancia, en manos hasta la fecha de una leyenda del atletismo mundial como Haile Gebrselassie.

Katir siempre tuvo el control de la prueba. Optó por situarse en mitad del grupo durante el primer kilómetro, dejando que las liebres lanzaran la carrera. En el ecuador de la misma, al paso por el 1.500 ya estaba tras McSweyn y Kibet. A este último le dejó atrás antes del segundo kilómetro. McSwayn buscaba plusmarca y Katir, cuyo reto era ganar la prueba, se colocó tras él. A falta de 200 metros, en la contrarrecta, lanzó su ataque y el australiano nada pudo hacer para seguirle. Con el récord a tiro, el muleño se exprimió para parar el crono en ese histórico 7:27:64.

Aunque el hispano-marroquí cuenta con la opción de pelear por medallas en 1.500 y 5.000, en los Juegos Olímpicos de Tokio se centrará en la más larga de estas distancias. Su preparación, progresiva estas semanas, aumentando distancia y ritmo (así llegaron los récords nacionales de 1.500 y 3.000), hace presagiar que será un claro favorito a medalla. Sin embargo, sus grandes rivales no se han dejado ver en las últimas semanas. Su edad, 23 años, habla de un talento emergente, aunque falto aún de experiencia para las grandes citas planetarias por lo que su protagonismo en la carrera olímpica es una incógnita. La serie semifinal se celebrará el martes 3 de agosto y la final el viernes 6.