Los expertos de la OMS apuntan al origen animal del coronavirus pero no de qué animal en concreto

Los investigadores que han pasado dos semanas en Wuhan no tienen pruebas evidentes de que el virus provenga de los murciélagos o de los pangolines: «Otros animales han podido ser potenciales portadores»

Tampoco han podido verificar que el virus no estuviera en otros lugares antes que en Wuhan, aunque sí confirman que hubo un brote importante en el mercado de esa ciudad china

Cadena Ser

Los miembros de un equipo dirigido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que buscan pistas sobre los orígenes del COVID-19 informan este martes después de casi un mes de reuniones y visitas al mercado de la ciudad china de Wuhan, donde se identificó por primera vez la enfermedad. Los expertos concluyen que el virus es de origen animal, «con gran capacidad de transmitirse en humanos», ha señalado el doctor Liang Wannian, el encargado de presentar las conclusiones que, después, se traducían sus conclusiones al inglés. El doctor chino ha destacado los “progresos reales” que se han hecho para entender la dimensión de la pandemia pero reconoce que no hay evidencias significativas para concluir que el origen del virus estaba en los murciélagos o en los pangolines: «Son candidatos potenciales para la transmisión, pero las muestras de coronavirus encontradas en esas especies no son idénticas al SARS-CoV-2». También ha señalado que «la alta susceptibilidad de los visones y gatos al coronavirus sugiere que puede haber otros animales que sirvan como reservorios, pero la investigación es insuficiente». El experto chino ha terminado solicitando que se investigue también la posibilidad de que el virus haya entrado en China a través de productos congelados, ya que puede sobrevivir en frío extremo y recorrer así «largas distancias»«No es posible determinar cómo se introdujo en el mercado Huanan», ha concluido.

El doctor Liang Wannian también ha querido dejar claro que no se descarta que hiciera otros casos de SARS-CoV-2 antes del detectado en Wuhan en diciembre de 2019. Las investigaciones tampoco han dejan evidencias de cómo se introdujo el virus en el mercado de la ciudad china.

El director del equipo de la OMS enviado a Wuhan, Peter Ben Embarek, ha tomado la palabra tras el doctor Liang Wannian, y ha aclarado que los estudios recientes han encontrado casos fuera del mercado en diciembre de 2019, pero no alteran drásticamente el escenario del brote que ya se había detectado.

En la rueda de prensa de este martes también participan los expertos chinos que han estado involucrados en la investigación y la OMS ha querido agradecer su participación desde el primer día: «China siempre nos ha ayudado y ha sido un apoyo importante en la lucha global contra la pandemia».

El equipo llegó a Wuhan el 14 de enero y, tras dos semanas de cuarentena, visitó sitios clave como el mercado de mariscos de Huanan, la ubicación del primer grupo conocido infectado, así como el Instituto de Virología de Wuhan, que ha estado involucrado en la investigación del coronavirus. «17 expertos de 17 países diferentes han viajado a Wuhan para investigar sobre tres aspectos diferentes: por un lado, a nivel epidemiológico, por otro, desde su relación con los animales y, por último, desde un punto de vista molecular», han recordado.

Los miembros del equipo han tratado de controlar las expectativas sobre la misión y el zoólogo Peter Daszak contó a Reuters la semana pasada que uno de sus objetivos era «identificar los próximos pasos para llenar los vacíos». Otro miembro del equipo, el experto en enfermedades infecciosas Dominic Dwyer, dijo que probablemente tomaría años comprender completamente los orígenes del COVID-19.

Estados Unidos señaló que China necesitaba ser más abierta cuando se trata de compartir datos y muestras, así como permitir el acceso a pacientes, personal médico y trabajadores de laboratorio. Beijing posteriormente acusó a Washington de politizar una misión científica.