La novia de Kevin denunció varias veces a la familia de su ex por amenazas

Según fuentes cercanas al caso, se están revisando vídeos realizados durante los hechos y todavía no está claro quién propinó las puñaladas al joven de 20 años

LA OPINIÓN

Cada vez se conocen más detalles sobre el homicidio de Kevin, un joven de 20 años que recibió durante la madrugada del sábado varias puñaladas en el abdomen durante una riña tumultuaria en Jumilla. Tal y como ya publicó este diario, el ataque comenzó cerca de la vivienda de la que fuera novia del finado y ex del único detenido hasta el momento, apodado ‘El Tente’. El desencadenante, según fuentes próximas a la investigación, fue una agresión de Kevin a la madre del presunto homicida después de que ésta increpara y agrediera a su vez a su pareja. Tras estos hechos, familiares y allegados de la mujer agredida, más de una decena, acudieron hasta la zona y estalló una reyerta que se trasladó hasta la vía pública, momento en el cual el detenido se habría abalanzado sobre Kevin y le habría asestado varias puñaladas.

Según fuentes cercanas al caso, desde finales de 2020 y en repetidas ocasiones la que fuera pareja de asesinado acudió al cuartel de la Guardia Civil de Jumilla para denunciar amenazas por parte de la familia de su ex. Se da la circunstancia de que esta familia forma parte del conocido clan de Los Antoñones que poseen un amplio historial delictivo que incluye negocios vinculados al tráfico de drogas y otras investigaciones relacionadas con otros homicidios. Desde que se produjeran los hechos, la presencia policial ha aumentado en la zona ante la posibilidad de que originen nuevas revueltas aunque de momento, según el 112, no se habría registrado ningún aviso de consideración.

Las mismas fuentes aseguran que, pese a la detención, sigue sin estar claro quién propinó las puñaladas que resultaron mortales y que están siendo investigados otros familiares involucrados en la salvaje pela, entre otros, el padre, el hermano y la madre del detenido que, presuntamente, fue quien llevó el arma hasta la escena del crimen.

Las investigaciones se mantienen abiertas y no se descartan nuevas detenciones. En estos momentos se está repasando cada segundo de los vídeos que se hicieron de los hechos referidos por parte de la pareja de Kevin con su dispositivo móvil.

Crónica negra española

El clan de Los Antoñones protagonizó en 2004 uno de los capítulos más turbios de la crónica española. Una de sus integrantes fue detenida como presunta autora de la profanación del sepulcro de un bebé de 23 meses, hermano de la detenida, en el cementerio de Jumilla, para robar las joyas de oro que se encontraban en el interior del féretro.