La Mancomunidad del Valle de Ricote solventará la deuda con Adivar en cinco plazos

Imagen de una de las protestas realizadas en la sede de ADIVAR

El 30 de septiembre se realizará el primero de los pagos trimestrales acordados por los alcaldes y la asociación

JESÚS YELO 

Por fin hay solución para la deuda que desde hace siete años mantiene la Mancomunidad de Municipios Valle de Ricote con la Asociación de Personas con Discapacidad del Valle de Ricote (Adivar). Tras una reunión celebrada en la sede de la entidad en Villanueva del Río Segura, a la que asistieron los alcaldes de Ulea, Víctor López; Ojós, José Emilio Palazón; Villanueva, Jesús Viciana, y Ricote, Rubén Carrasco, y el abogado de la asociación, se llegó al acuerdo de satisfacer la deuda reconocida en sentencia firme de 2019, dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 5 de Murcia cuyo principal asciende a la cantidad de 82.600 euros.

El calendario para abonar este importe comenzará el 30 de septiembre, y continuará los días 31 de diciembre, 31 de marzo de 2022, 30 de junio de 2022 y 30 de septiembre de 2022. Es decir, en un año estará saldada la deuda.

Por lo que respecta al pago de los intereses de demora desde 2014, y que se elevan a 36.000 euros, el asunto está en fase de negociación. Mientras Adivar entiende que debe ser el 50% de los intereses legales desde la emisión de facturas, que supone unos 18.000 euros, desde la Mancomunidad han propuesto que sea un tercio, es decir, unos 12.000 euros, según reconocieron ayer los alcaldes de Ulea y de Ojós. En uno u otro caso, parece que el pago está garantizado. Otro concepto al que se ambas partes han llegado a un acuerdo es al pago del abogado por los servicios jurídicos prestados y que se eleva a 11.000 euros. Así, la deuda total ascendería a 111.600 euros si se aceptase la postura de Adivar en lo referente a los intereses, y de 105.600 euros si finalmente prosperase la posición de los cuatro ayuntamientos.

Finalmente, se acordó que Adivar tendría que solicitar la suspensión de la ejecución de la sentencia en el momento en el que se efectuase el correspondiente primer pago.