La Guardia Civil desarticula en Murcia un grupo criminal dedicado al cultivo y tráfico de droga al menudeo

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación ‘Nodachi’, ha desarticulado un grupo criminal asentado en la pedanía murciana de Cabezo de Torres y dedicado al tráfico de droga, cuyos tres miembros han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de cultivo, elaboración y tráfico de droga, usurpación de vivienda y defraudación de fluido eléctrico y agua.

El pasado martes, 9 de febrero, la Benemérita llevó a cabo el registro simultáneo de cuatro inmuebles –uno en Murcia, otro en Corvera y dos en Cabezo de Torres– donde han sido incautadas de 204 plantas de cannabis sativa, dos kilos de cogollos de marihuana, varias dosis de hachís y polen de hachís, un turismo, ocho perros de raza potencialmente peligrosa y los útiles para el cultivo y la venta de la droga.

La investigación se inició en junio del pasado año, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de que en una conocida barriada de la pedanía murciana de Cabezo de Torres se habían producido una serie de problemas vecinales de convivencia supuestamente relacionados con la existencia de un punto de venta de droga en la zona.

La Guardia Civil localizó un inmueble donde llevó a cabo discretos dispositivos de vigilancia hasta conocer que en el lugar residía una pareja y, en otro de los pisos del mismo bloque, una tercera persona quien, al parecer, había ocupado ilegalmente la vivienda. Los agentes también comprobaron que el suministro de luz y agua habían sido conectados de forma fraudulenta, lo que hacía sospechar del cultivo ilegal de cannabis sativa.

Una vez identificadas las personas presuntamente relacionadas con el cultivo y el tráfico de droga en este punto, la Benemérita pudo constatar como éstos se desplazaban a dos inmuebles, sitos en Murcia capital y en la pedanía de Corvera, supuestamente relacionados con el entramado delictivo de cultivo y elaboración de sustancias estupefacientes.

El resultado de la investigación fue puesto en conocimiento de la autoridad judicial que ordenó el correspondiente mandamiento de entrada y registros en los cuatro inmuebles.

La Benemérita organizó el pasado martes un amplio dispositivo policial en el que, además de unidades de Seguridad Ciudadana, participaron efectivos del Servicio Aéreo y del Seprona, para llevar a cabo el registro simultáneo de cuatro inmuebles, alguno de los cuales contaba con la presencia de varios perros de raza potencialmente peligrosa.

En la vivienda que dio origen a la investigación, la Benemérita halló tres plantaciones de marihuana a pleno rendimiento, así como cerca de 500 cogollos de marihuana (dos kilos) y varias dosis de hachís dispuestas para su distribución, mientras que en el segundo de los inmuebles del edificio se localizaron los útiles necesarios para la dosificación y distribución de las sustancias estupefacientes.

En la finca de Corvera se incautaron varias plantas de marihuana y se descubrió la instalación de un futuro habitáculo que estaba siendo dotado con los elementos necesarios para favorecer el crecimiento interior del cannabis.

En el domicilio de Murcia también resultaron aprehendidas otra serie de plantas hasta un total de 204 que fueron localizadas en tres de las viviendas inspeccionadas.

Hasta el momento, la operación ‘Nodachi’ ha permitido erradicar un punto de droga de venta al menudeo en la pedanía murciana de Cabezo de Torres y detener a tres personas —dos varones y una mujer, españoles, de 51, 32 y 33 años— como presuntas autoras de los delitos de cultivo, elaboración y tráfico de droga, usurpación de vivienda y defraudación de fluido eléctrico y agua.

La operación ha culminado con la incautación de 204 plantas de cannabis sativa, dos kilos de cogollos de marihuana, varias dosis de hachís y polen de hachís, un turismo, ocho perros de raza potencialmente peligrosa y los útiles para el cultivo y la venta de la droga.

Los tres detenidos, la droga y los efectos aprehendidos; así como las diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Murcia.

La Guardia Civil mantiene la investigación abierta, no descartando que se investiguen otras conductas incívicas o delictivas que, derivadas del tráfico de droga, puedan ocasionar problemas de convivencia en la pedanía de Cabezo de Torres.