La directiva del Real Murcia afirma que la sentencia deja al club en causa de disolución

Los actuales dirigentes anuncian que están dispuestos a marcharse en junio si García de la Vega sigue insistiendo en aterrizar en el club, aunque solo reconoce un 8,6% del capital social

LA VERDAD

El Real Murcia va a inscribir a García de la Vega como propietario de los 150.000 euros en acciones que le compró a Raúl Moro en 2017, pero este movimiento no situará al mexicano como propietario del 84% del club. El motivo: la entidad cuenta actualmente con tres millones de capital social y descontará a esta cantidad los 1,3 millones de la ampliación que acaba de tumbar la Audiencia Provincial. Por lo tanto, los 150.000 euros del mexicano pasarán a ser el 8,6% del capital social. Es el primer movimiento de la directiva de Tornel, a falta de saber qué pasa con la segunda ampliación de 2020 y que recaudó 1,6 millones, que el gestor mexicano también ha recurrido.

La directiva del Real Murcia no tiene más remedio que aceptar la sentencia de la Audiencia, pero dando este paso el club quedará en causa de liquidación una vez que borre del libro de socios los 1,3 millones de la primera ampliación. Paco Tornel, presidente del club, está dolido por la situación: «Es un día muy complicado para el Real Murcia». No obstante la directiva grana quiso mandar un «mensaje de tranquilidad, queremos garantizar la viabilidad del club hasta el final de temporada».

El Murcia queda en un callejón sin salida ya que «en nuestros presupuestos tenemos dos vias de ingresos; los recursos propios y los préstamos convertibles. Éstos han quedado inutilizados, nadie va a aportar dinero en esta situación. Hacemos un llamamiento a todo el murcianimo e instituciones porque la situación del club es complicada. Hemos generado credibilidad y merecemos que la gente confie en nosotros. Vamos a luchar por los intereses de los accionistas que pasarían a ser acreedores, los vamos a defender», aseguraron los consejeros granas en la rueda de prensa ofrecida en el Enrique Roca.

Preparando el recurso

Antonio Rubio, abogado de la entidad y consejero, valoró lo que ha pasado: «Esta sentencia juzga hechos que sucedieron en 2018, cuando este Consejo aún no estaba en el club. Nos ha tocado lidiar con la demandas, pero los hechos fueron anteriores. En este procedimiento se ataca a un ampliación que, gracias a la solidaridad y altruismo de las personas, evitó la liquidación del Murcia. Esta sentencia anula todo eso y descapitaliza el club y lo deja en caso de disolución», aseguró el letrado.

El club grana se defenderá en los tribunales: «No compartimos muchas de las interpretaciones jurídicas que hace la sentencia. Prepararemos un recurso de casación. El club es una cosa y la controversia entre antiguos directivos era otra. Nosotros defendimos los intereses del club, que están por encima de los intereses de los particulares». «En el Consejo hemos actuado conforme a nuestros estatutos y las resoluciones que se han ido dictando. Las acciones de García de la Vega siempre han estado y siempre se han computado, pero estaban pendientes de resolución de este proceso», afirmó Rubio.

Desde el Real Murcia quieren dejar claro que siempre han tendido la mano a García de la Vega: «Es falso que no hayamos querido negociar con él. Hemos intentado mantener conversaciones con la otra parte, desde el primer día, en el Juzgado de lo Mercantil. Ya les dijimos que no queríamos litigar. Incluso una vez dictada la sentencia del Mercantil que nos daba la razón. Nos dirigimos a ellos en dos o tres ocasiones. Nunca recibimos respuestas. Él ha provocado todos los procedimientos. Solo nos llamó una vez para entrar al estadio y saludar a su amigo Javier Aguirre», afirma el abogado del club.

Por lo tanto, una vez que el actual Consejo inscriba en el libro de socios a García de la Vega y retiren del mismo a los accionistas que compraron capital en noviembre de 2018, estos pasarán a ser acreedores del club. Algo que pasará también si los juzgados tumban la segunda ampliacióm, que recuadó 1,6 millones. En todo caso, el Consejo ha anunciado que convocará Junta de Accionistas próximamente para compensar el desequilibrio patrimonial generado por la sentencia y que entonces será García de la Vega el que tenga que dar un paso hacia adelante o no. El mexicano, si quisiera llegar antes al club, podría solicitar una ejecución provisional de la sentencia, lo que sacaría del club a la actual directiva.