La dimisión de Oltra deja a Yolanda Díaz sin su principal aliada y agudiza la crisis de la izquierda tras el 19-J

La vicepresidenta empezará la gira por toda España con Sumar en apenas 20 días

EL MUNDO

La caída de Mónica Oltra remata una semana negra para los planes de Yolanda Díaz. Tras el fracaso electoral de Por Andalucía, el embrión del frente amplio que prevé exportar al plano nacional de la política, la vicepresidenta segunda debe lidiar ahora con la renuncia de su máximo activo territorial. Fuentes de la vicepresidencia segunda del Gobierno aseveran que Díaz «respeta» la decisión de Oltra, pero alejan el momento de pronunciarse públicamente sobre si en el proyecto transversal de la ministra de Trabajo cabe la ya ex vicepresidenta del Gobierno valenciano y líder de Compromís.

«La plataforma es de carácter ciudadano», remarcan estas mismas fuentes sobre Sumar, la gira con la que en apenas 20 días comenzará a recorrer España durante medio año antes de configurar la estructura orgánica y su hoja de ruta política. Para entonces, a finales de 2022, la situación judicial de Oltra puede haber avanzado hacia otros escenarios, pero el desgaste acumulado y su salida de la primera línea de la política valenciana dificultan notablemente en estos momentos que Díaz le otorgue el rol prioritario que esbozaba para ella hace tan sólo unas semanas.

De hecho, tras conocerse el pasado jueves la imputación de Oltra por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, Díaz ya marcaba distancias con la dirigente valenciana. Evitaba darle un apoyo explícito y se remitía a las explicaciones que pudiese dar el 6 de julio, la fecha en que había sido citada como investigada. Salvo que Oltra no haya renunciado para entonces a su escaño en las Cortes Valencianas, esta declaración ya no se producirá porque perderá su aforamiento.

El alejamiento de Díaz era ya entonces llamativo, pues su idea pasaba por presentar Sumar el 8 de julio. No en vano, fue Oltra quien le sirvió en bandeja en Valencia a la ministra la plataforma para lanzar un primer esbozo de lo que podía ser aquel frente amplio construido a la izquierda del PSOE. Fue en un acto de Iniciativa, el partido de Oltra, que reunió en noviembre a las dos dirigentes junto a Mónica García y Ada Colau. Es decir, Yolanda Díaz vinculó desde el primer minuto su proyecto al futuro de Mónica Oltra.

Volvió a hacerlo recientemente en otra visita a Valencia a finales de mayo, donde participó en un congreso sobre la jornada laboral de cuatro días que montó Compromís desde la Secretaría Autonómica de Empleo. «Estoy deseando venir a la Comunidad Valenciana y empezar a sumar también aquí», llegó a afirmar Díaz. Oltra no estaba aún imputada, pero el juez ya había pedido al Tribunal Superior de Justicia valenciano que la citase como investigada tras tomar declaración a 13 funcionarios y técnicos de su departamento por la gestión que se hizo de la denuncia de abusos contra el ex marido de Oltra por parte de una menor tutelada.

Más en El Mundo
Yolanda Díaz agradece el «compromiso» de Oltra y destaca su «valentía» por dimitir en un momento difícil

La paradoja es que dentro de Compromís, Oltra siempre ha sido la más favorable a una alianza con Díaz, frente a las reticencias de buena parte de los representantes de Més en la coalición de Compromís. En este sector se recuerdan todavía las malas relaciones con Podemos que derivaron en su día en un acuerdo con Más País de Íñigo Errejón.

En este sentido, ante las dudas de Díaz que han retrasado el lanzamiento de su plataforma, Errejón presentó a principios de mayo, también en Valencia, el llamado Acuerdo del Turia. Es decir, un pacto alternativo de izquierdas que suma a Más País, Compromís, Chunta Aragonesista,Verdes Equo y Més per Mallorca. No era un acuerdo electoral formal, según se dejó claro, pero tampoco se cerraba la puerta a nadie (Podemos no estaba) si de lo que se trataba era de mirar a elecciones. Con Oltra en fuera de juego, las alianzas están aún por decidir.