La Cárcel Vieja de Murcia recuperará una veintena de celdas en la zona de memoria histórica

La Cárcel Vieja abrirá sus puertas en febrero

El edificio principal del inmueble abrirá sus puertas totalmente recuperado a final del próximo mes de febrero con una exposición sobre la historia y la transformación que ha sufrido

LA OPINIÓN

La rehabilitación de la Cárcel Vieja de Murcia no quiere borrar la historia de este inmueble, por lo que desde el principio se ha planteado que el proyecto destine un espacio a la memoria histórica. Esta zona se ubica en el edificio de la segunda fase del proyecto, un espacio en el que se recuperarán una veintena de las celdas originales, entre celdas normales y de aislamiento, para que los visitantes conozcan cómo vivían los presos que estuvieron en la Prisión Provincial de Murcia.

Las obras de esta segunda fase no arrancarán hasta final de este año, según las previsiones del Ayuntamiento de Murcia. Sin embargo, murcianos y visitantes sí que podrán disfrutar desde ya del edificio principal de la Cárcel Vieja, que se abrirá al público a final de febrero con una exposición sobre su historia y la transformación que ha sufrido en estos últimos años.

El inmueble fue visitado ayer por el alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, y el vicealcalde, Mario Gómez, quienes informaron sobre los trabajos que se han desarrollado hasta el momento y la previsión para poner en marcha la segunda fase de la rehabilitación.

Las obras del principal edificio de la cárcel finalizaron en octubre del pasado año, como informó La Opinión, y desde entonces se han estado dando los últimos retoques al interior y terminando la calle peatonal que cruza esté inmueble desde Torre de la Marquesa a la Plaza Circular, un vial que se ha hecho con las piedras originales de los muros que se han derribado.

El espacio que se abrirá el próximo mes a los murcianos y visitantes está formado por dos salas de exposiciones y una tercera que se usará como salón de actos provisional mientras que el salón de actos definitivo, ubicado en la fase 2, no está aún proyectado. En este inmueble también va una zona para la tienda-museo, en la que se venderán recuerdos sobre el edificio, y la cafetería, a la que se podrá acceder directamente desde la acera de la plaza Circular, según explicó a esta redacción el arquitecto Francisco Serrano, de IH Arquitectos.

Exposición inaugural a final de febrero

La exposición inicial con la que se inaugurará la primera fase de la Cárcel se dividirá en las tres salas:

Sala 1: Estado Inicial

En este espacio se mostrarán ocho paneles del estado originario de la cárcel, una combinación imágenes y planos, dos vídeos con una duración de entre 3 y 5 minutos del vuelo en dron y paseo del estado original.

Sala 2: Proyecto Básico Completo (Fase 1 y 2)

En el proyecto básico completo se podrá ver un croquis de los inicios en cuanto a las ideas del proyecto que se usaron para diseñar el proyecto en el concurso. Por otro lado, se expondrán paneles con el proyecto ganador del concurso. También se podrán ver 2 vídeos infográficos.

Pasillo de conexión y Sala 3

En este tramo se podrá conocer el estudio de versatilidad y en la sala 3 se podrán visitar los paneles compuestos por dibujos, infografías y fotos de obra.

Este estudio de arquitectura fue el ganador del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento de Murcia con su propuesta ‘Muros etéreos’. Posteriormente redactó el proyecto básico y ha sido el que ha ejecutado las obras de la primera fase.

Sin embargo, el Consistorio ha decidido no convocar concurso para la segunda fase de recuperación de la Cárcel Vieja y será la empresa municipal Urbamusa la que redacte el proyecto, redacción que contará con un presupuesto de 190.000 euros.

El Ayuntamiento de Murcia espera que las obras de la próxima fase arranquen antes de final de año

Los espacios que ocupará la segunda fase del proyecto de rehabilitación de la Prisión Provincial contarán con el salón de actos y con zonas para talleres y actividades de asociaciones, colectivos y grupos vecinales.

La rehabilitación de la primera fase de este edificio histórico ha supuesto una inversión cercana a los 2 millones de euros, el 80 por ciento financiado con fondos europeos. En ella se ha recuperado una superficie de 891 metros cuadrados, mientras que la segunda, la de mayor peso, supone una superficie de 3.667 metros cuadrados.