Hortelano no cederá la alcaldía a Blanca lo primero «por romper el pacto»

La alcaldesa se enfrenta a sus antiguos socios de gobierno, tras iniciar estos una campaña para exigir su renuncia.

LA VERDAD

La proximidad en el cumplimiento del acuerdo de gobierno municipal suscrito ante notario por el PP y la formación Blanca lo Primero -anteriormente denominada Blanca Puede-, consistente en la presentación de una moción de censura contra el exalcalde socialista Pedro Luis Molina, y que llevó a la alcaldía a Ester Hortelano, ha recobrado la actualidad y al mismo tiempo ha reactivado la polémica entre ambas formaciones, que gobernaron juntas casi un año.

El portavoz de Blanca lo Primero, Francisco Javier Rodríguez, demanda a los populares el cumplimiento notarial por el cual Hortelano ostentaría la alcaldía desde la fecha de aprobación en Pleno extraordinario de la moción de censura -a finales de 2016- hasta el 1 de julio de 2018, cuando sería sustituido por Rodríguez hasta la finalización de la actual legislatura.

Para ello, ha colocado un cartel en la fachada del colegio La Milagrosa preguntando si «¿El PP cumplirá el acuerdo firmado ante notario para el 1 de julio?», y al mismo tiempo distribuyendo por la población un boletín informativo en el que da a conocer a los vecinos el texto íntegro del acuerdo suscrito, en el que ambos acuerdan y aceptan los puntos de la moción firmados por los concejales de ambos partidos, a excepción del edil Cano.

A preguntas de ‘La Verdad’, la alcaldesa afirmó ayer que «no tengo que pronunciarme por un asunto que está más que aclarado y zanjado». Aunque explicó que «ellos rompieron el pacto al salirse del gobierno, al no aceptar el cese del alcalde pedáneo de La Estación, afín a su partido, a finales de noviembre de 2017». Hortelano hizo hincapié en que «Blanca Puede provocó la ruptura con el PP y fue desleal con nuestro equipo».

Sin embargo, Francisco Javier Rodríguez se mostró tajante para señalar que «el pacto no está roto y vamos a esperar al 2 de julio para que la señora alcaldesa convoque un Pleno extraordinario anunciando su dimisión, si no cumple antes el acuerdo firmado libre y notarialmente». Además, la culpó de «la ruptura unilateral para eliminarnos, y olvida que hoy es alcaldesa gracias a nuestros dos votos».

Por su parte, fuentes de la dirección regional del Partido Popular niegan la existencia de tal pacto, pese a las declaraciones de la propia alcadesa. Las mismas fuentes señalan a ‘La Verdad’ que desde la dirección del partido en Murcia ya se le hizo saber en su momento a la junta directiva local que no podía existir un pacto que no tenía su visto bueno.