Francia inicia la defensa de su corona a lomos de Giroud y Mbappé

El veterano delantero, con dos goles, y la estrella del PSG guían a los de Deschamps en su victoria inaugural contra Australia | Goodwin adelantó a los oceánicos a los nueve minutos, pero la vigente campeona remontó sin excesivas dificultades

LA OPINIÓN

Este campeón se erige firme ante su renovado reto y no admite sobresaltos, por mucho que la historia reciente de este torneo dicte que ganar un Mundial lleva implícito naufragar en el siguiente: los cuatro últimos ganadores salidos de Europa habían sido incapaces de ganar su primer duelo de la siguiente Copa del Mundo. Pero Francia se negó este martes a cargar con la maldición del vigente ganador y debutó en Qatar con un gran aplomo, superando las dificultades iniciales que le planteó Australia para después darse un festín a lomos de dos tipos dispares y hermanos a su vez, Olivier Giroud y Kylian Mbappé.

El veterano delantero se marchó hace cuatro años de Rusia con la paradoja de ser el delantero del campeón sin haber marcado un solo gol. Leve espina que en su estreno en Qatar se sacó por completo, anotando un doblete. El joven, por su parte, presentó ya su candidatura, aún prematura, a ser una de las estrellas de este Mundial, con un gol y una asistencia y media. Demasiado para una Australia cuya mejor virtud en el estadio Al Janoub fue su voluntad. Poco para un torneo de este calibre.

El encuentro comenzó a contrapié para una Francia en la que Griezmann ocupó la mediapunta, con Dembélé y Mbappé por los costados y Giroud ocupando la punta de lanza en ausencia de Benzema. A los nueve minutos, el infortunio se conjuró contra Francia, en una jugada en la que Australia profundizó por la derecha y Lucas Hernández se lesionó mientras tapaba a Ledkie. Con el del Bayern fuera de acción, el australiano centró y Goodwin remató solo en el segundo palo, libre de la marca de un despistado Pavard.

La lesión de Lucas

Tanto daño se hizo Lucas que no pudo seguir en el partido y su hermano Theo tuvo que tomarle el relevo en una Francia a la que le costó encontrarle el punto al partido, muy baja de pulsaciones y lenta en sus transiciones. Fue despertando poco a poco el equipo de Deschamps, tras otro susto en forma de latigazo lejano de Duke, hasta que los goles la pusieron ya definitivamente a tono.

24

Mundial de Qatar | Francia – Australia, en imágenes

El primero lo marcó Rabiot a los 27 minutos, después de un córner despejado por los ‘aussies’, que Theo volvió a envenenar con un centro diagonal en el que el de la Juventus cabeceó a placer. Y cinco minutos después, Giroud anotó en su segundo intento, tras mandar el primero fuera. Australia quiso sacar el balón jugado pero no es algo que se le dé especialmente bien. Francia le acabó robando la cartera y tras una pared entre Rabiot y Mbappé (precioso el taconazo del delantero), Giroud anotó el segundo de los de Deschamps, empujando el esférico en el área pequeña.

A partir de entonces, Francia se sintió en su salsa, moviendo la pelota con comodidad y buscando los desmarques de Mbappé y Dembélé a las espaldas de una Australia que parecía deshacerse como la facilidad de un helado colocado a mediodía en uno de los intentos de parques por árboles que hay en las zonas bien de Doha. Solo un cabezazo de Irvine al paló perturbó a los galos antes del descanso.

Otros dos goles

Francia agarró con fuerza las riendas del partido, impidiendo que el conjunto oceánico se le pudiera subir a las barbas. Australia intentó dar guerra durante un rato, pero sucumbió tras la segunda tanta de goles, pues Francia los anotó de dos en dos.

En el 68, Mbappé cabeceó con jerarquía un centro de Dembélé y tres minutos después la estrella del PSG armó una bella jugada por la banda izquierda para que Giroud abrochara su debut en este Mundial con un doblete. Estaba convencida Francia de que no le iba a ocurrir lo mismo que a Argentina por la mañana, que a Alemania en 2018, que a España en 2014… Y así fue. Si ya era candidata clara al título en Qatar, ahora lo es un pelín más.