Estos son los lugares más tenebrosos de Murcia para pasar el día de Todos los Santos

Exteriores del sanatorio de Sierra Espuña.

Desde el sanatorio para tuberculosos de Sierra Espuña, El  Teatro Romea o el Monte Ope de Archena: las paradas más lúgubres de la Región para celebrar Halloween

Una página web turística de la Región ha preparado un listado de los lugares más tenebrosos para «pasar miedo» en Murcia en la celebración de Halloween, la fiesta que se enmarca en el Día de Todos los Santos.

En primer lugar figura el antiguo sanitario de tuberculosos, en Sierra Espuña, un edificio de más de 7.000 metros cuadrados inaugurado en 1935 y construido para albergar a 56 enfermos, aunque llegó a triplicar esta cifra.

El interior del edificio, que permanece cerrado desde 1962 y no se puede visitar debido a su mal estado, se enmarca en uno los enclaves más frecuentados por cazadores de psicofonías que buscan estremecerse con voces de ultratumba y fantasmas burlones.

Otro de los lugares con pasado espeluznante es la Casa Cayitas de Alcantarilla. Un escudo con la cruz, la espada y el laurel anuncia que allí estuvo instalado durante los siglos XVII y XVIII el Tribunal Comarcal de La Inquisición. En la actualidad, este espacio acoge el Archivo Municipal y una sala de exposiciones.

El Castillo de la Concepción de Cartagena, en cuyo interior se encuentra el Centro de Interpretación de la Historia de Cartagena, guarda otro secreto. Al parecer, en sus muros una dama fue emparedada viva por su marido, un noble italiano que no pudo soportar que su amor no fuera correspondido. Hay quienes confiesan haber visto apariciones nocturnas entre sus paredes.

El Monte Arabí es otro de los lugares clave para los amantes del misterio. Actualmente protegido como parque natural, este enclave del Altiplano es un sitio habitual para senderistas y montañeros, y cuenta un importante conjunto de pinturas rupestres

Pero el paraje también es uno de los lugares más mágicos de la Región de Murcia, pues antiguos pobladores eligieron estas montañas para hacer rituales, y hay quien dice haber avistado esferas luminosas y apariciones de figuras femeninas con túnicas luminiscentes.

En la capital de la Región de Murcia, el céntrico Teatro Romea dispone de su propia maldición, originada tras la expropiación de los terrenos a los frailes de Santo Domingo. Ellos vaticinaron tres incendios, habiendo sufrido el inmueble dos hasta el momento, uno en 1877 y el otro en 1899.

Según la leyenda, el tercer incendio tendrá lugar cuando el aforo del teatro esté completo. Por ese motivo, siempre se dejan sin vender una o dos entradas.

En la localidad de Portmán, al sur del municipio minero de La Unión, espera el túnel de José Maestre, un antiguo pasadizo de dos kilómetros que sirvió hasta la década de los 80 para el desplazamiento de minerales.

Junto a la oscura entrada del túnel abandonado permanecen los armazones de las locomotoras y de los viejos vagones. Este cementerio de hierro, junto con las ruinas de los antiguos barracones, el fango y la vegetación salvaje crean un paisaje lúgubre ideal para los enamorados del misterio.

El monte Ope, el cerro más alto y representativo de Archena, está coronado por una cruz que se puede identificar desde cualquier punto del término. Cuenta la leyenda que una lluviosa tarde de invierno un pastor fue allí a recoger caracoles y se encontró un corderillo pequeño. Se lo echó a los hombros, pero su peso iba aumentando paulatinamente y en consecuencia fatigándolo cada vez más. El cordero se transformó en borrego y de pronto emitió una voz grave, como de ultratumba, y le dijo al pastor: «Cuanto más lejos me lleves más te pesaré».

El pastor soltó horrorizado al enorme borrego de pelo negro que se convirtió en la figura del demonio en forma de fauno y comenzó a galopar ladera arriba, dejando tras de sí una estela maloliente y azufrosa a la vez que emitía unas espeluznantes carcajadas.

El pastor huyó despavorido al pueblo, donde relató lo ocurrido a los lugareños. Rápidamente corrió la voz y llegó a oídos del cura, que decidió que el cerro debía de ser purificado con exorcismos y coronado con una cruz en su punto más alto para librarse de la presencia demoníaca.

El castillo de Benizar, la catedral de Cartagena, las antiguas instalaciones militares del Carmolí, Caravaca y sus templarios, el poblado fantasma de Las Murtas y el orfanato de El Valle son otros de los lugares propuestos por Murcia Turística para pasar un ‘rato de miedo’ en estas fechas tan señaladas.