El Madrid no sobrevive al caos de Ancelotti… y de la defensa

El Madrid pierde su condición de invicto en la Liga.

AS

Ancelotti sembró el caos con la revolución táctica con la que sorprendió ante el Espanyol y el Madrid cayó con estrépito. El técnico no consigue solucionar el problema defensivo, sentó a Casemiro y apostó por la pareja Modric-Kroos, que acabó siendo sustituida, Camavinga se perdió en una posición más adelantada y Benzema y Vinicius apenas aparecieron hasta los cambios del segundo tiempo.

Desesperado con el caos defensivo que fue el Madrid todo el partido. Nada pudo hacer en el gol de RdT. En el mano a mano ante Aleix Vidal estuvo cerca de detener el disparo, pero iba muy ajustado al palo. En otro mano a mano con Darder, se hizo gigante para intimidar y evitar al 3-0.

No llega a tiempo para cerrar y evitar el remate de Rdt en el gol del Espanyol. Ha sufrido mucho en defensa y en su fuerte, el ataque, poco ha podido aportar. El lateral derecho sigue siendo un problema sin Carvajal y el ‘efecto Lucas’ se diluye.

Mal partido de principio a fin. Empezó muy lejos de RdT en el gol del ariete blanquiazul y despidió el primer tiempo habilitando una nueva ocasión del Espanyol tras ‘regalarle’ un balón a Embarba. Después, más de lo mismo: sensación de poca seguridad y de no estar bien colocado. En ataque, se le escapó por poco un remate de cabeza a la salida de un córner en una de las ocasiones claras del Madrid.

Como Militao, lejísimos de RdT en el gol del Espanyol y sin transmitir ninguna seguridad al equipo, con RdT rematando todo lo que llegaba al área del Espanyol. Además, quedó ‘retratado’ en el gol de Aleix Vidal, que se fue del defensa blanco con demasiada facilidad. Un partido para olvidar.

Se le escapó Embarba en la acción en la que el blanquiazul asistió a Rdt en el gol del Espanyol. Sufrió en defensa y en ataque tuvo un mayor protagonismo. Dio la sensación de que Ancelotti lo descolocó volviendo a mandarle al lateral izquierdo tras haberse asentado de central.

Sustituido al descanso, paga los platos rotos del mal primer tiempo del Real Madrid y del intento de Ancelotti de ajustar en un movimiento todo lo que funciona mal. El francés estrenó una posición más adelantada en la que no terminó de sentirse cómodo. Quiso hacer mucho, pero su protagonismo fue escaso. Se iba mucho al centro y ahí se juntaba mucho con Modric y Kroos. En el banquillo se le vio con hielo en la planta del pie derecho.

No consiguió darle profundidad al Madrid por banda derecha y como el resto de sus compañeros, acusando la falta de espacios y la intensidad del Espanyol, que no dieron margen al Madrid para construir. Su intensidad y su entrega nunca faltan, pero no se libra del caos que fue el conjunto blanco.

Sacrificado también por el mal planteamiento inicial de Ancelotti, que lo sustituyó para arreglar el desastre en que se había convertido el equipo. El croata tuvo que estar demasiado pendiente de labores defensivas, sin su escudero Casemiro en el campo, y cuando se dejaba ver tras adelantar su posición, fue sustituido.

Kroos acabó siendo sustituido tras un estreno decepcionante como titular. Superado en todo momento por el partido por su falta de ritmo. Ancelotti tampoco le ayudó nada poniéndolo como pivote y sin ningún ‘colchón’ defensivo, con Camavinga adelantado y Casemiro en el banquillo.

De más a menos hasta ser sustituido por Hazard porque desapareció por completo del partido. Fue protagonista en el primer tiempo, con un gran taconazo a Karim en una buena ocasión del Madrid. Lo intentó por su banda, pero sufrió sin espacios y el Madrid no los generaba. Poco a poco se fue apagando en su peor partido de la temporada.

No encontró a ningún compañero que estuviese cerca de la inspiración que tiene ahora mismo el 9 blanco. Espectacular el segundo tiempo de Benzema, el único capaz de poner en jaque al Espanyol. Le anularon un gol maravilloso por fuera de juego de Jovic y marcó otro de genio para recortar distancias. Estuvo cerca de empatar con un cabezazo que se fue por poco y asistió a Hazard en el gol anulado al belga por fuera de juego de Karim. Brillante, pero sólo no lo puede hacer todo.

Rodrygo, al campo tras el descanso, apenas se dejó ver y generó muy poco en un ataque en el que todo lo protagonizó Benzema.

Casemiro saltó al campo para intentar poner orden al desastre que estaba siendo el Real Madrid en defensa.

Protagonista en el 2-1 de Benzema, iniciando la jugada hasta asistir al francés.

MÁS EN MARCA