El Gobierno central mantiene el 2026 para la conexión del AVE entre Murcia y Almería

Así lo ha indicado el ministro de la Presidencia Félix Bolaños durante una visita a las obras de la alta velocidad en Vera, en la que ha prometido «avances significativos» en el proyecto de soterramiento en Lorca

ORM

A pesar de que todavía no hay proyecto para la integración de las vías del tren en Lorca, el Gobierno de España mantiene la fecha de 2026 para la conexión ferroviaria entre la Región de Murcia y Almería. Así lo ha dicho el ministro de la Presidencia Félix Bolaños, que este martes ha visitado en Vera (Almería) las obras de la línea de alta velocidad Almería-Murcia, concretamente en el tramo Pulpí-Vera.

El tramo previo, el que discurre entre Lorca y Pulpí está ya en ejecución. Las obras del AVE entre las dos provincias ya avanzan «a velocidad de crucero», según Bolaños. El ministro de la Presidencia dice que un tercio de la inversión prevista para la conexión ferroviaria entre Murcia y Almería está ejecutado. Esto supone un montante de 1.065 millones de euros.

En los próximos meses habrá avances significativos en la redacción del proyecto de integración del AVE en Lorca, esto es, el soterramiento de las vías. Ejemplo de la gestión en infraestructuras del gobierno central, decía Bolaños, es la reciente adjudicación de las obras del corredor ferroviario en Totana por 184,5 millones de euros cuyas obras «empezarán en otoño».

Ha recordado que aún están en fase de redacción de proyecto la integración de la Alta Velocidad a su paso por Lorca  y la segunda fase de integración en Almería, cuyo acuerdo técnico y económico sigue sin ver la luz pese a encontrarse «muy perfilado y prácticamente cerrado».

Por su parte, el presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras, durante su visita a Águilas, esta mañana, ha manifestado que «la situación de las infraestructuras ferroviarias atraviesa en la Región una situación particular: con la mayor parte del tráfico paralizado por las modernización de vías, de llegada de la Alta Velocidad y la construcción de la conexión con Andalucía». Las consecuencias para los usuarios son obvias, ha señalado López Miras, añadiendo que este servicio «sufre pérdida competitividad por una decisión política que era evitable».