El FC Cartagena se lleva un severo correctivo de Las Palmas (4-1)

El conjunto albinegro se lleva una derrota muy dura de Gran Canaria tras caer por 4-1 en un partido que se volvió una pesadilla para un paupérrimo equipo albinegro

Mucho peor que Oviedo. El FC Cartagena naufraga en Las Palmas (4-1) cayendo derrotado ante el equipo de Pepe Mel, que aprovechó diez minutos de pasividad albinegra para hacerse con el encuentro. Debacle total en Gran Canaria con un Cartagena que tras una buena primera media hora se diluyó y le entregó el dominio del partido a los locales. Pejiño, Peñaranda, Jesé y Jonathan Viera hicieron los goles para Las Palmas; Mo Dauda, con un gran gol desde fuera del área, maquilló el resultado en la recta final. Imagen muy pobre en un encuentro del que el Cartagena no puede sacar nada positivo.

El equipo amarillo comenzó teniendo el dominio de la pelota en los primeros compases del encuentro. El Cartagena trataba de hacer una tímida, aunque más que evidente presión alta tratando de entorpecer la salida de balón de los canarios, que optaban por jugar en largo. La primera posesión para el FC Cartagena tardó en llegar y no se tradujo en una ocasión destacada de gol: Okazaki mandó un centro que se fue lejos y no encontró rematador.

Las Palmas tiene mucho potencial en la zona ofensiva con Jesé y Pejiño, que posteriormente serían fundamentales para los intereses locales. Ambos tuvieron ocasiones sin demasiado peligro el inicio del encuentro. El Cartagena, por su parte trató de responder con un disparo de Álex Gallar que se fue demasiado alto.

Crecimiento de los locales

El equipo pío-pío estaba cómodo sobre el terreno de juego, pero había máxima igualdad entre ambos equipos. La sensación general era de un partido disputado entre ambos equipos, un equilibrio que solamente sería capaz de romper un mínimo detalle. No obstante, los amarillos fueron creciendo progresivamente, teniendo dominio territorial y ocasiones. El FC Cartagena trataba de responder a las acometidas locales con ocasiones muy localizadas, pero que iban con poco peligro. Álex Gallar con su golpeo a balón parado estuvo a punto de asistir a Gastón Silva, pero no llegó a rematar el uruguayo. Rubén Castro y Okazaki no eran capaces de romper la línea defensiva de Las Palmas, y no tenían demasiado protagonismo arriba, tan solo una combinación entre los dos.

K.O en cinco minutos

Llegados a la media hora, Las Palmas había ganado territorio al FC Cartagena en ocasiones y presencia en el terreno de juego. Entonces, llegó la ocasión más desafortunada del encuentro: Jonathan Viera entraba muy rápido al área para coger el esférico y Boateng metió lo suficiente el pie como para derribarle. El ghanés no le había visto, pero De la Fuente Ramos señaló penal. Era claro. Jonathan Viera se encargó de transformar la pena máxima para abrir el marcador para sumar otro gol de penalti a la lista de tantos encajados.

El Cartagena no encajó bien ese primer tanto, mostrándose errático en defensa y poco acertado en fase ofensiva. Pejiño, aprovechando la confusión albinegra, empaló la portería del FC Cartagena con un gran disparo desde fuera del área ante la pasividad de los futbolistas albinegros. Hasta cinco había rodeándole.

No conformes con haber encajado dos goles en tres minutos, aún había más castigo para el FC Cartagena: Cardona iba a anotar un gol dentro del área tras una gran internada de Jesé, de nuevo, ante una autopista dentro del área cartagenera. Libertad total para Las Palmas, que hacía y deshacía a su antojo. De la Fuente Ramos anuló este tanto por una falta previa a Delmás.

El ex del Real Madrid y PSG sería el encargado de hacer el 3-0 para los amarillos con un gran golpeo de vaselina que superó fácil a Marc Martínez. Presión inexistente de los visitantes que dejaron de nuevo vía libre al canario para llegar a su portería. El Cartagena echó a perder el partido en este último cuarto de hora dando un pésimo nivel de fútbol y mostrando una imagen paupérrima.

Tímida reacción

Luis Carrión intentó cambiar la situación introduciendo varios cambios: entraban Bodiger, Dauda y Cayarga en lugar de Clavería, Okazaki y Álex Gallar. El joven ghanés fue de los más destacados tras su entrada, dotando de ritmo y algo de intensidad al FC Cartagena en la zona ofensiva. Tuvo una de sus primeras ocasiones nada más ingresar al terreno de juego, dejando un gran balón para De Blasis pero la defensa amarilla despejó.

Jonathan Viera tuvo en su mano hacer el 4-0 pero falló en la ejecución tras recibir un gran pase de Jesé dentro del área. Marc Martínez, totalmente vencido, consiguió detener sobre la línea de cal. El Cartagena intentaba reaccionar con ocasiones aisladas por medio de Cayarga, que tuvo dos disparos que se estrellaron en la defensa. Las Palmas quería seguir castigando al Cartagena y lo hacía a base de contragolpes comandados por Jonathan Viera. Cardona tuvo la ocasión de marcar el cuarto, pero se marchó por poco.

Sentencia de Las Palmas

Superada la hora de partido, el ritmo del encuentro fue bajando. El equipo de Pepe Mel quería jugar a menos revoluciones y el FC Cartagena no tenía las energías ni la inspiración para ir al ataque. Boateng iba a ser expulsado por doble amarilla tras arrollar a un rival. Carrión quiso correr el riesgo de dejar al ghanés amonestado en el terreno de juego el Cartagena tuvo que jugar con diez durante media hora.

A falta de veinte minutos para el final, Jesé sacó otra genialidad de la manga superando a Gastón Silva y sirviéndole un balón a Peñaranda que no desaprovechó para anotar el 4-0. Marc Martínez tuvo que realizar una doble intervención cuando restaban diez minutos antes del descuento para salvar el 5-0. Mo Dauda maquilló el resultado con un golazo para enmarcar desde fuera del área, similar al anotado por Pejiño en la primera mitad. Muy buena segunda mitad del ghanés que quiso demostrar que vale para ser titular.

El meta catalán tuvo tiempo para vestirse de héroe en el descuento parándole un penal a Rafa Mújica que podría haber supuesto la manita.

Desastre total en Las Palmas. El FC Cartagena recibe un severo correctivo mostrando una imagen de equipo inoperante, sin ideas, desorganizado defensivamente y sin mordiente ofensiva. Ibiza espera a un Cartagena que llega muy tocado tras esta derrota.