Declara ante la jueza que las relaciones sexuales en la casa rural fueron consentidas

El juzgado de guardia de Murcia dejó en libertad con cargos a un joven detenido por abusar sexualmente de una chica en una fiesta de cumpleaños en Molina de Segura

EFE

El joven que fue detenido por la Policía Nacional como presunto autor de la violación de una joven en la fiesta de cumpleaños celebrada en una casa rural de Molina de Segura (Murcia), por la que también figuran como investigados otros dos participantes en la misma, declaró en el juzgado de guardia que la relación con la denunciante fue consentida.

Así se indica en el auto en el que se acuerda su puesta en libertad, con la obligación de presentarse en las dependencias judiciales cuantas veces sea llamado, al tiempo que se prohíbe a los tres investigados acercarse a menos de cien metros de la chica o comunicarse con la misma.

La resolución judicial indica que los hechos presuntamente cometidos en aquella fiesta, a la que asistieron unas 30 personas, la mayor parte hombres, son graves, pero que también ha de tenerse en cuenta que los tres jóvenes carecen de antecedentes penales, tienen arraigo y domicilio conocido y no existe el peligro de que puedan destruir pruebas ni influir sobre la denunciante.

El auto añade que los mismos entregaron a la Policía Nacional sus teléfonos móviles, que puede ser una prueba determinante para conocer si las relaciones sexuales mantenidas con la chica, como aseguran los jóvenes, fueron consentidas, ya que parte de las mismas fueron grabadas por uno de los denunciados.

En su declaración en el juzgado, este último reconoció haber grabado el encuentro sexual, aunque alegó que tanto la joven como los tres participantes en la relación sexual eran conocedores de ello, porque al estar la habitación a oscuras era bien visible la luz de su teléfono móvil.

En su denuncia, la joven admitió que al llegar al lugar de la fiesta junto con una amiga a la que habían invitado a la misma, mantuvo una relación sexual consentida con uno de los asistentes y que después participó en un trío con otros dos, también consentido por ella.

Pero, al mismo tiempo, añadió que fue obligada a practicar una felación a otro joven que se unió a los dos anteriores, quien, además, le propinó pellizcos en el pecho y la golpeó en cara y nalgas.

Sobre eso último, este investigado reconoció en el juzgado esos hechos, aunque, con respecto a lo primero, señaló que fue consentida, y en cuanto a lo demás, que fue fruto de su excitación sexual, sin que ella se hubiera opuesto en ningún momento ni pidiera auxilio, ya que en caso contrario no habría seguido adelante.

El auto señala que en la vista celebrada para decidir las medidas cautelares a adoptar, la fiscalía pidió la libertad provisional del detenido, mientras que la acusación particular reclamó su ingreso en prisión y su defensa, que ejerce el letrado murciano Manuel Martínez, se opuso a ello a alegar que existían otras medidas menos restrictivas de los derechos del investigado.

Señala así mismo la instructora que los tres encausados recalcaron que los encuentros sexuales fueron todos ellos consentidos, lo que, comenta, entre en el terreno de las posibilidades.

No obstante, añade que de no ser así los dos jóvenes participantes en el trío consentido pudieran ser cooperadores necesarios en la presunta agresión sexual del tercero por no haberla impedido y seguir participando en la relación íntima.

Serán las investigaciones en marcha, concluye, las que irán perfilando los posibles delitos y la presunta participación de los investigados.