Ciudadanos echa por tierra el plan de Serrano para el trazado de la ampliación del tranvía

La formación liberal sostiene que el eje norte-sur implicaría «un trayecto reducido por donde ya circulan otros medios» y que no potenciaría «la deseada vertebración del municipio»

LA OPINIÓN

Conforme se acerca la cita electoral del mes de mayo todos los partidos políticos intensifican, en la medida de lo posible, su trabajo para diferenciarse del resto con propuestas y posiciones exclusivas con el fin de presentarse ante el electorado como una opción política única. Este esfuerzo por distinguirse resulta más necesario, si cabe, entre aquellos partidos que han convivido en coalición de gobierno durante la legislatura que ahora termina. Es lo que está ocurriendo en el equipo de Gobierno de PSOE y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Murcia. Desde la investidura de José Antonio Serrano ambos partidos habían mantenido sus diferencias en un perfil bajo, pero ese alto el fuego ha terminado, y la formación liberal ha sacado el hacha de guerra y ya no tiene ningún reparo en criticar, por ejemplo, los planes del alcalde Serrano para el proyecto estrella del PSOE: el plan de movilidad y, en especial, el papel que jugará en esa estrategia el tranvía de Murcia.

El candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de la capital, el actual edil de Cultura Pedro García Rex, asegura que el proyecto socialista para el trazado de la ampliación del tranvía no es sostenible económica y sobre todo socialmente y no sirve «para la mayor parte de los ciudadanos murcianos». «El PSOE lo que quiere es un tranvía norte-sur, y nosotros creemos que, a pesar de que es positivo abrir nuevas líneas y mejorar el servicio a los ciudadanos, lo que hay que hacer es dar un servicio eficiente. No puede ser que por el simple hecho de que se abra una nueva línea se gaste un dineral en algo que no va a reportar una rentabilidad social y económica».

Para el también secretario de Organización de Ciudadanos el proyecto de José Antonio Serrano tampoco va a ayudar a vertebrar el municipio y ahondará en el abandono de las pedanías. «Es importante que haya tranvía, pero también es fundamental que las conexiones por autobús funcionen y no está siendo así», recrimina García Rex.

La propuesta de Ciudadanos pasa por «un trazado de línea circular por fases» para la ampliación del tranvía de Murcia (para cuya ejecución aportará el Ministerio 32 millones de euros), que se integraría mejor, aseguran, en los escenarios de tráfico, movilidad, vertebración y cohesión social de la ciudad.

«La tala masiva de árboles es un disparate», dice Rex

Ciudadanos también se ha hecho eco de la indignación que ha generado la tala masiva de árboles en Espinardo, Abenarabi, La Fama, La Flota y Vistalegre, entre otras zonas del municipio debido a las obras del plan de movilidad. «Se están retirando árboles de manera masiva, me parece un disparate», denuncia el concejal de Cultura y Deportes en el Consistorio murciano, Pedro García Rex, que recuerda que su partido tiene entre manos un proyecto para renaturalizar los barrios de la ciudad, que intervendrá también en fachadas y azoteas de edificios.

Para la formación liberal, el tranvía debe vertebrar la ciudad de Murcia y proporcionar un equilibrio entre una aceptable duración de trayectos y una adecuada cobertura de la población a cubrir en barrios y pedanías, evitando a su vez el uso masivo de medios de transporte privados desde los barrios y pedanías al centro de la ciudad. «Se debe por tanto evitar la improvisación como técnica de toma de decisiones en un tema tan importante, y que dentro de unos pocos años no tengamos que acordarnos de lo mal que se hizo ahora, como ha ocurrido con el trazado del AVE a Madrid», explican a la Opinión otras fuentes del partido.

Para Cs, el tranvía es una oportunidad, pero debe integrarse en un plan de movilidad adaptado a las características de la ciudad, favorecer la cohesión social, la regeneración urbana y potenciar el turismo y comercio del casco histórico consiguiendo a su vez alcanzar la rentabilidad económica, «pero esa rentabilidad no debe ser el único parámetro a analizar», advierten.

Desde Ciudadanos insisten en que la utilización del eje norte-sur, el que propone José Antonio Serrano, además de implicar «un trayecto reducido» por donde ya circulan otros medios, «no potencia esa deseada vertebración».

La ampliación que sugiere Ciudadanos estaría dividida en varias fases. La primera pasaría por la avenida de La Fama y Hospital Reina Sofía, y cruzaría el río Segura para entrar por calle Princesa a El Carmen. «Para cruzar el Segura se podría construir un nuevo puente» para que la presión del tráfico en los actuales no se vea afectada.

El plan de este partido permitiría desplazamientos peatonales de un máximo de 10 minutos desde las paradas del tranvía hasta un conjunto de lugares tractores en la capital de tipo sanitario, administrativo, deportivo, cultural, educativo, medioambiental y judicial, favoreciendo actuaciones posteriores de desarrollo de La Fica como espacio naturalizado y recinto ferial, así como una posterior ampliación. Esa línea circular cubriría también en ese rango peatonal la zona de Gran Vía.

Para la segunda fase, los de Ciudadanos quieren que se amplíe la línea circular hacia el oeste, dando servicio a los barrios de San Basilio, El Ranero y San Antón.

En cuanto a la conexión con las pedanías, el partido liberal sostiene que deberían implementarse lanzaderas bus hacia y desde las diferentes paradas del tranvía mediante las carreteras de pedanías, ajustándose al esquema de comportamiento de la demanda principal de transporte.