CIEZA/ La Biblioteca Municipal Padre Salmerón homenajea al lector nonagenario José Villa Ortiz

Daba gusto ver cómo se sentía de honrado y profundamente emocionado por este reconocimiento, inspirado en los principios y valores del Día del Libro, principios que, como los que sostiene el homenajeado, pasan por el amor a los libros, la motivación a la lectura y la defensa de un servicio público tan importante en una comunidad como es la biblioteca. Se trata de José Villa Ortiz (Cieza, 1926) cuya afición por la lectura le acompaña desde su mocedad.

La Biblioteca Municipal Padre Salmerón ha rendido homenaje a uno de sus usuarios más longevos por su fidelidad con la lectura. El homenajeado es un ejemplo para muchos jóvenes porque acude de forma regular a este servicio público bien asido al brazo de su sobrina, bien apoyado en su bastón. Es un anciano nonagenario que no pierde la sonrisa en ningún momento y tiene aspecto de ser un hombre afable, bien humorado, de sencilla y sincera cordialidad en el trato.

Villa recibió una placa, obsequio de la Concejalía de Biblioteca, de manos de la directora de la Padre Salmerón, Remedios Sancho, en un acto público celebrado en la terraza de la biblioteca municipal, con aforo limitado y medidas de seguridad vigentes por las autoridades sanitarias. Antes de dárselo, los asistentes pudieron ver un audiovisual sobre su afición lectora. El anciano contestó a las preguntas de Marisa Pino sobre los libros que le gusta leer.

«Es un honor para mí poder recibir este reconocimiento. No se han equivocado: desde que era muchacho estoy leyendo. Se lo han dado a un lector empedernido». Villa dedicó mucho tiempo de su juventud a leer a la luz de las velas. «Para leer siempre he tenido tiempo porque he sido muy vicioso con la lectura: empecé con tebeos, continué con novelas del oeste de Estefanía y luego me inicié en los clásicos con ‘Los miserables’. En la cena siempre tuve un libro a mano».

El carnet de usuario de la Padre Salmerón le permitió satisfacer su ilimitada curiosidad sobre la literatura. Una de las grandes satisfacciones de acudir a la biblioteca es ser testigo del afecto y la profunda confianza que tanto el personal como la dirección del centro inspiran en sus usuarios. «Que yo sepa, no he encontrado a ninguna trabajadora que me haya puesto mala cara cuando vengo a sacar libros. Muchas veces son ellas las que me recomiendan lecturas», contó.

También habló del placer de acudir a la biblioteca, un lugar convertido en «mi segunda casa». Desde su primera visita hasta hoy, este servicio público le atrajo como un imán: esos fondos de préstamo narran por sí solos la esencia de su vinculación con este lugar. Es la capacidad de llevar a la ciudadanía de viaje por la imaginación para mostrarles cosas que jamás habían imaginado. Era posible atisbar los ojos vidriosos de Villa antes de concluir su intervención.

Aplazado por las inclemencias del tiempo el pasado 23 de abril, el homenaje concluyó con un concierto a cargo de la Orquesta del Conservatorio de Música Maestro Gómez Villa bajo la dirección de Antonio F. Villa. El programa lo completó el cuarteto de percusión, el quinteto de metales y el trío de cuerda. Por motivos de agenda, la concejala de Biblioteca, María Ramos, no pudo quedarse a la totalidad del acto por coincidir con el Memorial Mariano Camacho

La Biblioteca Municipal Padre Salmerón homenajea al lector nonagenario José Villa Ortiz - 1, Foto 1