Cartagena y San Javier presionan para que se permita la movilidad dentro de La Manga

La Verdad

Castejón y Luengo piden al Consejo Jurídico de la Comunidad Autónoma que se considere como una unidad territorial

«Para nosotros La Manga es una; no la pueden partir porque nos dejan sin servicios», expresa Aida Pérez, residente de La Manga de San Javier, que se quedaría aislada junto al resto de sus vecinos con el cierre perimetral de los municipios de la Región. El confinamiento riguroso del término municipal de San Javier partiría en dos la singular geografía del brazo de arena, dejando a quienes viven más allá del kilómetro 4,5 sin acceso a determinados servicios que frecuentan a diario. «No me permitirían ir a Correos, ni a Mercadona, ni a mi peluquería habitual, ni al club deportivo donde voy a jugar al pádel cada semana», explica Aída, ya que los residentes coinciden en que «en invierno la mayor actividad y los servicios se concentran en la zona de Cartagena».

En las últimas horas, la inquietud de los vecinos de La Manga de San Javier ha llenado el buzón de los teléfonos móviles de los concejales de ambos municipios. «Estoy en contacto con la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, porque hemos solicitado al Consejo Jurídico de la Comunidad Autónoma que se considere toda La Manga como una unidad territorial», asegura el alcalde de San Javier, José Miguel Luengo. La excepción legal del cierre de municipios tendría como entidad de referencia, en lugar de un ayuntamiento, el Consorcio Turístico, que engloba las localidades de Playa Honda, Playa Paraíso, Mar Cristal, Los Belones, Mar de Cristal, Cabo de Palos y La Manga.

Si el Consejo Jurídico decide no contemplar la singularidad de La Manga para su tratamiento excepcional durante el confinamiento, Luengo asegura que «haremos lo posible por ofrecer todo el apoyo a los vecinos para que noten lo menos posible este inconveniente». Una vez más las decisiones generales pasan por alto la realidad a pie de tierra. La prueba no está solo en La Manga, sino en otras pedanías, como San Cayetano, dividida entre Torre Pacheco y San Javier. Si los vecinos tienen que cruzar cada mañana al municipio vecino para comprar el pan, puede que con el cierre estricto de los límites no puedan hacerlo.

«No es lógico», afirma Marisina Aznar, presidenta de la Asociación de Vecinos de La Manga. «Como tampoco es lógico que los de todos los barrios de Cartagena puedan en cambio venir a La Manga», argumenta la portavoz vecinal. Desde su casa, en la zona de Cartagena, no podría ir a la gasolinera que tiene a 50 metros -en territorio de San Javier-, por lo que tendría que desplazarse 5 kilómetros a la de Cartagena.

No tendrán problemas sin embargo para desplazarse al colegio de Primaria y al instituto, que se encuentran en la franja de Cartagena, o a la guardería, en San Javier. Tampoco para ir al centro de salud de San Javier, que cubre La Manga y Cabo de Palos. «Los más perjudicados son los de San Javier, porque se quedan encerrados en una zona donde los servicios bajan mucho en invierno», afirma Aznar.

Bullas: Cierre de parques, jardines y dependencias municipales

Bullas es uno de los diez municipios de la Región que han vuelto a la Fase 1 del confinamiento por la evolución de la pandemia. Ante esta situación, el Ayuntamiento ha decidido el cierre de todas las dependencias municipales, así como parque y jardines. Los hosteleros han mostrado su preocupación porque su situación es «crítica» al no poder tener clientes en el interior de los locales. J. L. Piñero

Torre Pacheco: Pérdida de la clientela de otros municipios

Una vez más, y sobre todo en un municipio eminentemente agrícola que se libra de muchas restricciones por la pandemia, es el sector hostelero el más perjudicado. El presidente de la patronal COEC, Julián Pedreño, subrayó el daño que hará que no pueda acceder al municipio «una parte importante de clientes de talleres, tiendas, bares y restaurantes que son de las localidades vecinas cartageneras de Pozo Estrecho, La Palma y La Puebla, y también de Los Alcázares». El alcalde, Antonio León, sin embargo, destacó que el ‘pulso’ que ha percibido es el de «una sociedad que se está adaptando y reinventando». S. Sánchez

Totana: Bares y comercios, sin visos de salir «del atolladero»

El municipio de Totana, con sus hosteleros y comerciantes a la cabeza, no encuentran «ninguna ventana» a través de la cual poder salir «del atolladero» que suponer estar en Fase 1 del confinamiento desde hace tantas semanas. Martín Miras, presidente de la asociación de los hosteleros de Totana Centro, lamentó la desunión del sector, porque «estamos tardando en salir a la calle reivindicando nuestra situación crítica». El representante de los comerciantes, Francisco Andreo, dudó de que los comercios puedan seguir abiertos. Paco Espadas

Cieza: Concentración de protesta y productos en la calle

Como un jarro de agua fría cayó en Cieza el pase a la Fase 1 flexibilizada, sobre todo entre el comercio y la hostelería, que anunciaron que este viernes se concentrarán como protesta en la esquina del convento. Desde la Asociación de Hostelería se anunció que iba a provocar «despidos masivos» por el cierre de locales «No queremos ayudas, queremos trabajar», indicó el presidente, Joaquín Ramos. Desde el Ayuntamiento, el alcalde, Pascual Lucas, mostró su apoyo al sector y dijo que «no les dejaremos solos», mientras que la edil de Comercio propuso exponer parte de los productos en el exterior de las tiendas para facilitar las compras a quienes evitan entrar en los locales. C. Caballero