CARTAGENA/ El Ayuntamiento pone en marcha un dispositivo contra la mendicidad ante la llegada de cruceros

Un servicio itinerante que pretende erradicar la mendicidad en Cartagena que se reactivó este verano tras la pandemia, según fuentes municipales

CADENA SER

El trabajo que desarrollan los equipos de técnicos de Servicios Sociales, asistidos por agentes de la Policía Local de Cartagena recorre zonas determinadas del centro de la ciudad para localizar a personas sin hogar y proponerles retomar sus procesos de reinserción, que han abandonado por problemas de adicción o por problemas de salud mental.

Son once las personas habituales localizadas con las que Servicios Sociales está mediando, con el objetivo de intervenir en las situaciones personales de cada uno favoreciendo su acceso a los recursos existentes.

El equipo viene realizando servicios nocturnos para localizar a las personas sin hogar que duermen en la calle y poner a su disposición los recursos municipales y de las entidades sociales como Cáritas o la Hospitalidad Santa Teresa.

El equipo itinerante, formado por personal de Servicios Sociales y Policía Local, ha venido desplazándose durante esta semana al parque de Los Juncos para comprobar si en uno de los locales de hostelería, actualmente cerrado, pasaban la noche personas sin hogar, lo que estaba causando quejas vecinales en el entorno. Una vez comprobado que el establecimiento había quedado desocupado, se han asegurado los cierres y a lo largo de la semana que viene se establecerán los mecanismos para bloquear definitivamente el acceso.

La alcaldesa, Noelia Arroyo ha recordado que «la práctica totalidad de las personas que piden en la calle son usuarios de los servicios Sociales municipales, muchos están en programas orientados a su integración social y hay personas a las que se trata de orientar a programas de desintoxicación», ha dicho la alcaldesa y concejal del Área de Bienestar Social, Noelia Arroyo.

El programa de trabajo se viene desarrollando en tres zonas: la zona centro, el entorno de los supermercados e iglesias, y las zonas de aparcamiento del área urbana, y en todas las intervenciones se actúa para intentar derivar a las personas que ejercen la mendicidad a los recursos sociales que puedan necesitar, paliar situaciones de pobreza que puedan existir y propiciar la salida de estas personas de la calle, una situación que les convierte en más vulnerables.