Visita de los Reyes a las Tres Mil: Dos horas en el barrio más pobre de España

Los Reyes acuden al Polígono Sur de Sevilla que, según el INE, es la barriada con la renta per cápita registrada más baja de todo el país

Es oficialmente la barriada más pobre de España, allí donde, según el INE, la renta neta media anual por habitante apenas supera los 5.100 euros. Pero hay muchos barrios dentro del Polígono Sur. Uno de ellos es las Tres Mil Viviendas. Y dentro de las Tres Mil Viviendas también son muchas las realidades, aunque sigue siendo el conjunto de bloques conocido popularmente como Las Vegas el que marca y estigmatiza al resto del conjunto.

Hasta el centro de las Tres Mil se han desplazado hoy los Reyes de España dentro de la ruta por las comunidades que han emprendido para tomarle la temperatura al país tras el confinamiento por el coronavirus. Y Sevilla les ha recibido como suele hacer a los valientes que programan cualquier evento un 29 de junio: con una máxima prevista que rondará los 40 grados. Por culpa del calor tal vez, que ya apretaba a las 11 de la mañana, o porque la vida en el barrio comienza más tarde (como apuntaban algunos congregados), la presencia de los Reyes apenas reunió a un par de centenares de personas en el entorno del Centro Cívico El Esqueleto y el Centro Don Bosco, puntos neurálgicos ambos de los diversos planes sociales que funcionan en este enclave de Sevilla bajo la coordinación del Comisionado para el Polígono Sur, la figura política que representa a las tres administraciones (Estado, Junta de Andalucía y Ayuntamiento de Sevilla).

Los Reyes, a su llegada al Centro Don Bosco en el Polígono Sur de Sevilla.
Los Reyes, a su llegada al Centro Don Bosco en el Polígono Sur de Sevilla.EFE

No ha habido un paseo real a pie por las calles del barrio. Los Reyes se han limitado a llegar en el coche oficial al punto de encuentro y han saludado desde lejos a los ciudadanos que sobre todo coreaban estribillos reinvindicativos: «Más trabajo y menos caridad». «Nosotros también somos Sevilla». Separados a una manzana de distancia también se ha reunido en la zona con ocasión de la visita una representación de la plataforma «Sevilla por la República». Camiones de Lipasam baldeaban las calles minutos antes de la llegada de la comitiva real y según los vecinos la limpieza se ha extremado en las últimas jornadas: «Tendríamos que tener una visita como ésta todas las semanas», decía Carmen, pegada a la valla.

Sergio le corrige: «El problema no es que se limpie poco, sino que son los propios vecinos los que no cuidan lo que es suyo. Hay que decirlo todo. De las Tres Mil se sale trabajando», apunta él, que se dedica a la venta ambulante en un mercadillo temático y lleva ya años viviendo fuera del Polígono Sur pero hoy se ha acercado a ver a los Reyes.

Ya en el interior del Centro Cívico El Esqueleto, los Reyes han conocido cómo los problemas de exclusión se han agravado con ocasión de la pandemia, de la mano del Comisionado, Jaime Bretón, y de tres de las organizaciones que más han trabajado con las familias de la barriada: Atenea, Entreamigos y Alalá. También han estado presentes portavoces de Cruz Roja, Cáritas y Fraternitas, el programa social del Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla.

Allí y en el Centro Social Don Bosco, que centraliza un buen número de programas de inserción laboral en la zona, los Reyes han conocido la labor de las administraciones y ONG para una población de 24.000 habitantes censados que, ya antes de la crisis del coronavirus, registraba un índice del paro del 50 por 100.

Hoy, también la población ocupada preocupa al Comisionado, pues depende de «un mercado laboral muy frágil», vinculado a la recogida de chatarra, la venta ambulante o la hostelería, según apunta Jaime Bretón.

Durante el confinamiento, lo que más preocupaba en el Polígono Sur era cubrir las necesidades básicas de alimentación, pues en torno a 700 niños de la barriada comían a diario en los comedores escolares con ayudas económicas. Pues bien, gracias a las ONG, se ha llegado a dar ayuda a 5.000 familias, bien a través de las ‘tarjetas monedero’ o al reparto de menús gratuitos en varios puntos de entrega y también a domicilio en los casos de personas mayores o dependientes que así lo reclamaban.

Más allá de unas avenidas principales hoy más relucientes, la visita de los Reyes no va a resolver la exclusión social como consecuencia de la falta de formación ni la delincuencia que habita desde hace décadas en las zonas más degradadas de las Tres Mil. Pero pone el foco del interés periodístico en un barrio que demanda medidas que con un presupuesto no alto y tendrían un fuerte impacto. Por ejemplo: la demolición de varios bloques de pisos que fueron desalojados hace ya años y que hoy están siendo reocupados por los productores de droga que instalan sus plantaciones en la viviendas vacías y se suministran de energía de la red general, provocando graves problemas de sobrecarga y cortes de luz. El olor a marihuana a pie de calle avisa de que uno empieza a adentrarse en terreno tomado por los narcopisos. Eso es también el Polígono Sur. Eso es también Sevilla.

TARDE EN CÓRDOBA

Pasadas las 13 horas, los Reyes llegaban al centro de la ciudad de Sevilla, donde hicieron a pie -ahora sí- el breve paseo que va desde la Catedral al Alcázar. Allí le esperaba una representación de los empresarios andaluces con los que tuvieron un pequeño encuentro. Tras una comida «en privado», según la información que facilitó la Casa Real, Felipe VI y Letizia Ortiz se trasladaron a Córdoba con la intención de visitar sus célebres patios retando una vez más a la calor inmisericorde que se ha instalado en la Andalucía interior en las últimas jornadas.