TORRE PACHECO/ Un libro para conocerle mejor y una plaza para recordarle.

REPORTAJE FOTOGRÁFICO

MORENTE

En la vida de los pueblos hay hechos relevantes, protagonizados por sus ciudadanos, que  marcan la diferencia entre lo normal y lo extraordinario. Es normal que un servidor público cumpla a conciencia la función que se le encomienda y haga bien su trabajo. Vivimos rodeados de personas así.  Pero cuando el esfuerzo realizado es superior al compromiso exigido y asumido, cuando se antepone siempre el interés general, con una dedicación más allá de lo esperado, cuando lo importante es conseguir metas, sin atribuirse méritos, surge lo extraordinario, la persona que destaca, que se implica plenamente y que, cuando se cumple  su “tiempo”, se hace un lado. Desde ese momento, un ejemplo personal a imitar se incorpora a la historia de un pueblo. Me estoy refiriendo al Alcalde pachequero Don Pedro Jiménez Ruiz.

Ayer fue un día que muchos no olvidaremos. Unos ciudadanos que sienten y quieren a su pueblo, expresaron su sincero reconocimiento a quien tanto trabajó por el bien común y obtuvo excelentes resultados en “casi todas” las tareas en que se empeñó, persiguiendo únicamente la grandeza de Torre Pacheco y de nuestra Región, formando parte de una España que adora.

Ayer se presentó un libro sobre la vida de Pedro, y se dio su nombre a una plaza, dos iniciativas del Ayuntamiento de Torre Pacheco que no han podido ser más oportunas, acertadas y merecidas. Tanto, que en los dos actos desarrollados se unieron al Alcalde, Antonio León, personalidades del más alto nivel político: Pedro Saura, Secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Diego Conesa, Delegado del Gobierno en la CARM, Alberto Garre, Expresidente de la CARM y María Dolores Valcárcel, Secretaria General de la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería y Pesca de la CARM.

Todos los sectores de la sociedad pachequera y regional estuvieron representados, y dieron calor humano a dos actos solemnes y sencillos a un tiempo. Como suele decirse, no faltó nadie de los que tenían que estar. Salvo, eso sí, los que lamentaron y justificaron su ausencia. Sería prolijo enumerar las personalidades del mundo empresarial, el sector agrícola, el cooperativismo, el comercio, las instituciones, el “agua”,… que formaron una piña alrededor de Pedro, sus familiares y amigos.

El salón de plenos del Ayuntamiento se quedó pequeño para el acto de la presentación del libro y la plaza se llenó para presenciar su “bautizo”. Era lo normal, y a nadie extrañó tanta concurrencia, porque lo excepcional de su protagonista lo merecía y porque en Torre Pacheco suelen hacerse las cosas bien. Ayer muy bien. Bienaventurados sean los pueblos que premian a sus buenos ciudadanos. Gestos así les engrandecen. Torre Pacheco es grande.

 

EL HOMBRE. EL ALCALDE

La vida de este hombre es un compendio de sencillez y grandeza, de humanidad y generosidad, de trabajo y dedicación constantes, de esfuerzo para mejorar lo que Dios ha puesto en su camino, de acertado credo y profundas convicciones. Para entender la vida de Pedro  hay que situarse en el papel que la historia le asignó y él aceptó.

Nació en Torre Pacheco y asumió desde muy joven que la familia y el trabajo requerían lo mejor de él. Se volcó con ambos. Luego, pasados los años, “alguien” decidió por él, conduciéndolo a una vida de entrega a los demás, al servicio público, a trabajar por sus conciudadanos. Aceptó y acertó. Lo hizo muy bien.

Han pasado casi veinte años desde que dejó la vida política activa, entendiendo siempre como política su actividad pública entre partidos, y todavía se le sigue recordando por su buena gestión como Alcalde, hasta tal punto, como bien dijo el actual, Antonio León, que Torre Pacheco tiene dos Alcaldes, el de turno y el histórico: Pedro Jiménez.

EL LIBRO

El periodista y escritor murciano Juan Tomás Frutos  firma el libro presentado oficialmente ayer,  que ofrece a sus lectores la historia de una persona con señorío, de un pachequero a carta cabal, de un agricultor y empresario comprometido y de un Alcalde que dejó huella. Cuatro cosas y un solo hombre: Don Pedro Jiménez Ruiz.

En las páginas del libro se relata la vida de su protagonista -un hombre bueno- profusamente ilustrada y enriquecida con los comentarios, opiniones y juicios de personas que le conocen, le aprecian y se enorgullecen de haber andado sus mismos caminos, peleado sus mismas causas, discrepar y coincidir con él, fracasar o triunfar según las ocasiones,… en definitiva, personas que saben de quién hablan y lo cuentan a su manera. Una valiosa aportación que, sin duda, hace amena su lectura. Una forma de “tener a mano” a Pedro al ojear sus páginas. Un buen libro salido de las manos de un buen autor. Una pequeña crónica de una época de Torre Pacheco.

Un libro editado por el Ayuntamiento, cuya composición e impresión ha corrido a cargo de Galindo Artes Gráficas, realizando un trabajo que hay destacar, como bien resaltó su autor, Juan Tomás Frutos. El protagonista bien merece tanto esfuerzo.

LA PLAZA

Desde tiempo inmemorial los pueblos tienen la costumbre de premiar a ciudadanos ilustres dándole su nombre a espacios públicos: paseos, plazas, calles,… Esto es lo que hizo ayer, sin duda con bastantes años de retraso −pero nunca es tarde si la dicha es buena−, el Ayuntamiento de Torre Pacheco con uno de sus ciudadanos más ilustres: el Alcalde Don Pedro Jiménez Ruiz, dando su nombre precisamente a la plaza del nuevo Ayuntamiento, el espacio público más indicado para quien durante décadas dirigió el Consistorio. Un motivo más para no olvidarle.

Una infraestructura moderna, un espacio público del más alto nivel, una realización municipal entre el Ayuntamiento y el Centro de Día y Mayores, se conoce desde ayer como: PLAZA ALCALDE PEDRO JIMÉNEZ.

1 pensamiento en “TORRE PACHECO/ Un libro para conocerle mejor y una plaza para recordarle.”

  1. Siempre se debería de homenajear a las personas que se preocupan por los demás sin pedir nada a cambio.

Los comentarios están cerrados.