Sevilla-Zalgiris: Mínima ventaja para jugárselo todo en Lituania (1-0)

Un golazo de Banega de dio la victoria a un Sevilla con la mente en Tánger.

Victoria por la mínima del Sevilla en la ida de la Q3 de la Europa League ante un Zalgiris que supo jugar sus cartas y llegar con posibilidades reales al duelo de vuelta de dentro de una semana en Lituania. El conjunto de Pablo Machín, con un once pensando bastante en Tánger, fue dominador del duelo pero sólo encontró el gol en una magistral falta de Banega que le da la ventaja mínima para ir a Vilnius sin margen de relajación. Debutó Aleix Vidal y tuvo minutos el deshauciado Ganso.

El Sevilla pronto se hizo dueño y señor del partido, tal y como estaba previsto ante la diferencia de potencial de los equipos. Banega fue el primero en intentarlo con un tiro desviado, pero el que más peligro llevó de primeras fue Nolito, cuyo disparo desvió a córner Bartkus. Acto seguido una chilena de Ben Yedder la sacó también el meta lituano. El equipo de Machín dominaba y llegaba y solo le quedaba tener más puntería para perforar el marco lituano. Una puntería que encontró a los 34 minutos gracias a una magistral falta de Banega que se coló por la escuadra.

Todo parecía indicar que este tanto iba a desencadenar algunos más en clave local. Nolito a punto estuvo de lograrlo tras rematar una gran jugada de Pejiño pero encontrarse con las manos de Bartkus. Sin embargo, el Zalgiris empezó a dejar claro que no venía de turismo a Sevilla y que, al menos, lo iban a intentar. Una contra Simkovic remató a las manos de Vaclick y una buena intervención del meta sevillista en un mano a mano con Ogana evitaron el empate antes del pitido que señalaba el túnel de vestuarios.

Tras el descanso el dominio ya no era tan claro, aunque los primeros acercamientos de un Sevilla algo más lento en la creación, y previsible, fueron obra de Aleix Vidal, cuyo lanzamiento raso sacó el meta visitante a corner y un Muriel que en su primera acción entrando desde atrás, disparo al lateral de la red. Pero, como decíamos, el Zalgiris no le perdía la cara al partido y Artal dispuso de un mano a mano con Vaclik que el delantero estrelló en la manos del portero.

Estaba entonado Muriel, con ganas de demostrar que desde atrás aprovecha mejor sus cualidades, pero evidenció que el gol sigue sin ser lo suyo. Una buena incursión del colombiano acabó con un disparo con el exterior que se fue cerca del poste. También se animó Arana, pero Bartkus de nuevo apareció como aguafiestas.

Pablo Machín empezó a pensar en Tánger y retiró del campo a Banega para dar entrada a Ganso, sorprendente novedad en la convocatoria se hoy. El último cuarto de hora se medía entre la necesidad de marcar un segundo gol que diera un marcador más cómodo para la vuelta, y el no cometer el error de encajar un empate que podría complicar mucho la vida a los sevillistas en Lituania. Finalmente, 1-0 y a currárselo en la vuelta en Vilnius.

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.