Rajoy deja de ser aforado

Un ministro enamorado de Murcia