Sánchez y Casado se lanzan a por el voto útil en una jornada marcada por el boicot a Vox y Ciudadanos

En el segundo día de campaña electoral tanto PSOE como PP apelan al voto útil mientras que Pablo Iglesias acusa a las eléctricas de comprar ministros para tener más poder

Segundo día de campaña electoral y tanto el líder del PSOE, Pedro Sánchez, como el presidente del PP, Pablo Casadose han lanzado sin tapujos a la caza del voto útil a izquierda y derecha del disperso y complicado tablero electoral.

En un escenario político tan volátil, con cinco partidos de ámbito nacional en la batalla y unas mayorías poco claras a tenor de las encuestas, Sánchez y Casado tienen claro que las elecciones se ganan sumando a los numerosos indecisos y agrupando el voto de los seguidores de los partidos afines.

Sánchez lo hace apelando a los votantes moderados para conseguir una mayoría suficiente que no dependa de los independentistas y Casado intentando tapar las fugas y reclamando la vuelta de todos aquellos que se marcharon en su momento a Ciudadanos y a Vox.

Con estos planteamientos y en un mitin en Tenerife, el presidente del Gobierno se ha mostrado convencido de que el suyo es el “único proyecto sensato y cabal” que concurre a los comicios del 28 de abril frente a la “derecha de tres siglas”.

Una derecha del “miedo” integrada por el PP, Cs y Vox que, avisa, actuará como un “bloque”, como hizo en la manifestación de Colón, si suma una mayoría parlamentaria suficiente. Y es que frente al “triple riesgo” de esa derecha unida, Sánchez ha apostado por una “gran movilización” que le dé una “gran victoria” para lograr un gobierno que “no dependa más que de sus propias fuerzas”.

“Frente a la desigualdad, justicia social; frente a la corrupción, limpieza y frente a la confrontación, convivencia”, ha ofrecido el candidato socialista, que ha pedido el voto “a los que nunca han votado PSOE pero siempre han creído en el avance de España”.

Llamada al voto útil que hace también el líder del PP, este sábado de campaña por el tradicional feudo electoral de los ‘populares’ en Castilla y León, ahora en franco declive por el avance de Ciudadanos y de Vox.

Partidos que para Casado acaban de llegar y solo venden “humo” -en referencia a Vox- o que solo fichan a tránsfugas, en una velada referencia a Ciudadanos, que fichó en esta comunidad a la dirigente del PP Silvia Clemente.

Avisa el líder del PP de que en las elecciones del 28 de abril no hay “segunda vuelta” ni “libro de reclamaciones” y de que quien vote a Cs o a Vox se arriesga a que al final Pedro Sánchez siga en la Moncloa. A su juicio, permitir que gobierne Sánchez es como “dejar al zorro al cuidado de la gallinas”, porque Sánchez bajará las pensiones, subirá impuestos y permitirá que manden “proetarras e independentistas”.

Para Casado, el PSOE es solo “la guarnición del plato principal” que componen ERC, Junts pel Catalunya, Arnaldo Otegi y Pablo Iglesias.

Mientras Pedro Sánchez y Pablo Casado intentan ganar votos por los flancos, otros candidatos han dedicado la jornada a presentar sus propuestas electorales.

Desde Unidas Podemos, Pablo Iglesias ha defendido en su primer mitin de campaña la creación de una empresa pública de energía que “mire cara a cara” a las compañías privadas para garantizar el acceso de todas las familias y bajar el recibo de la luz.

Iglesias, que ha coincidido este sábado en Canarias con Pedro Sánchez, ha acusado a las empresas eléctricas de comprar ministros y presidentes para mantener sus privilegios. No ha dudado en hacer un recuento de una treintena de políticos de todos los colores que han cruzado el umbral de las llamadas puertas giratorias, desde José María Aznar a Felipe González, pasando por ministros del PSOE y del PP.

También en clave económica, pero con un enfoque totalmente distinto, el candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado que si gobierna equipará el derecho al paro de los autónomos con el del resto de trabajadores por cuenta ajena.

En un acto celebrado en el Muelle de la Sal de Sevilla, Rivera ha avanzado más detalles de su programa electoral, que sigue sin conocerse en su totalidad. Además de esta mejora de las prestaciones por desempleo para los autónomos, el líder de Cs ha insistido en su propuesta de un “contrato único”, de modo que todos los trabajadores sean fijos desde el primer día poniendo fin a los “contratos basura”.

En una campaña tan polarizada, Rivera también ha visto como una treintena de personas intentaba boicotear su discurso con proclamas y gritos como “Cs, PP y Vox, la misma mierda son”.

Boicot a un acto electoral que han sufrido también algunos de los asistentes a un mitin del líder de Vox, Santiago Abascal, en San Sebastián y Bilbao, increpados, insultados y agredidos por un grupo de simpatizantes de la izquierda abertzale.

Además de denunciar el ataque, Abascal ha achacado al “miedo” que, a su juicio, sigue imperando en el País Vasco a que no se haya completado el aforo de la sala que había reservado en el centro Kursaal, preparada para 500 asistentes.