¿Qué está haciendo que aparezcan aligátores en las playas y orcas en los ríos?

Una investigación sugiere que la recuperacón de varios grandes depredadores les está permitiendo volver a lugares donde vivían antes de que el hombre los expulsase a hábitats más remotos.

Un estudio publicado recientemente en la revista «Current Biology» sugiere que varios grandes depredadores están recolonizando los ecosistemas donde vivían antes de que la presión del hombre les apartara de ellos. La publicación concluye que la recuperación de poblaciones de animales como aligátors, orcas o pumas, les está permitiendo volver a lugares donde normalmente no se les avistaba.

«Ya no podemos sorprendernos al ver un gran aligátor en la playa o en un arrecife de coral como si fuera algo extraño», ha propuesto en un comunicado de la Universidad de Duke (EE.UU.)Brian Silliman, investigador de esta institución. «No es una anomalía o un cambio a corto plazo. Es la antigua norma, la forma como solía ser antes de que empujáramos a eseas especies hasta sus refugios remotos. Ahora, están volviendo».

En los últimos años se ha incrementado el avistamiento de grandes depredadores en lugares inusuales. Muchos han sugerido que esto ocurre porque estos animales están expandiendo sus hábitats para buscar comida, pero Silliman ha concluido que no es el caso.

Los pumas, entre otros, están recuperando hábitats donde no habían aparecido en años
Los pumas, entre otros, están recuperando hábitats donde no habían aparecido en años-Brian Silliman, Universidad de Duke

Después de recoger datos de recientes investigaciones y datos del gobierno, esta investigación ha concluido que los aligátores, las nutrias marinas, las nutrias de río, las ballenas grises, los lobos grises, los pumas, los orangutanes y las águilas calvas, entre otros muchos, son ahora animales tan abundantes en los «nuevos» hábitats como en los tradicionales. Esto, según el investigador, supone unas oportunidades muy interesantes para la conservación.

Aligátores en las playas

En opinión del científico, lo que está ocurriendo es que estos animales están mostrando ahora lo versátiles que en realidad son. Según Silliman siempre se ha pensado que estos grandes depredadores eran especialistas que vivían en hábitats muy concretos, y normalmente remotos. Pero ahora que se han recuperado algunas de sus poblaciones, estos animales han podido volver a lugares donde vivían antes.

Por tanto, no es que los aligátors adoren las marismas, que las nutrias lo hagan mejor en los bosques de kelp, que los orangutanes necesiten bosques vírgenes o que los mamíferos marinos prefieran aguas polares. «Lo que ocurre es que esta percepción está basada en estudios y observaciones hechas cuando estos animales estaban en una drástica caída», dice Silliman.

Por ejemplo, ahora se ha detectado que el 90 por ciento de la dieta de algunos aligátors está satisfecha con rayas, tiburones, gambas, cangrejos y manatíes, lo que muestra que se desempeñan muy bien en el hábitat marino.

«Esto nos dice que estas especies pueden medrar en una variedad de hábitats mucho mayor. Las nutrias, por ejemplo, pueden adaptarse y vivir si las introducimos en estuarios que no tienen bosques de kelp. Así que incluso si los bosques de kelp desaparecen a causa del cambio climático, las nutrias no lo harán», dice Silliman. «Quizás incluso pueden vivir en ríos. Lo descubriremos pronto».

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.