“El precio del alquiler está empezando a tocar techo”

CADENA SER

Vivir de alquiler en España es un 10% más caro que hace un año. El 2016 se había cerrado con una subida de casi un 7%. En las grandes ciudades como Barcelona y Madrid el aumento en algunos distritos puede llegar hasta un 15%, según datos del portal inmobiliario Fotocasa. Algo está pasando en el mercado de la vivienda en España. Han vuelto las grúas, suben los precios de venta pero también se dispara el alquiler. Un boom, que algunos llaman burbuja y que asocian a otro fenómeno, a otro boom: el de los pisos turísticos, a tope en fechas como estas en ciudades como Madrid. Un doble boom que, para los vecinos que viven en las zonas más céntricas, es la razón por la que renovar un contrato de alquiler o encontrar un piso se ha convertido en una pesadilla.

Alquileres imposibles y un boom de la vivienda de uso turístico resumido en un dato: las plazas ofertadas en viviendas vacacionales superan ya a las de los hoteles. Una oferta que ha ido creciendo al calor de plataformas como Airbnb o HomeAway y cuya regulación, después de la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 2013, está en manos de las comunidades autónomas. Ante la presión de los vecinos que se sienten expulsados de los centros de sus ciudades, las administraciones empiezan a actuar.

“Para mí la subida del precio del alquiler no es una burbuja. El boom inmobiliario se basaba en el crédito y ahora las compras son al contado”, asegura José María Raya, profesor de la Universidad Pompeu Fabra. Cree que el problema actual se debe a la falta de oferta: “Hay una demanda alta que tiende a los estándares europeos, donde un 30 por ciento de personas viven de alquiler”. Raya subraya que las ciudades españolas deberían ponerse al nivel de Europa, donde hasta un 20 por ciento del parque inmobiliario son viviendas públicas de alquiler.

Beatriz Toribio, responsable de estudios de Fotocasa, coincide en el “cambio de mentalidad”, que empuja a los españoles a vivir de alquiler porque les ofrece “más flexibilidad y libertad”, aunque reconoce que pesa mucho, más que el uso turístico, el hecho de que para muchas personas sea la “única vía para acceder a una vivienda”. A pesar de que la demanda es mayor que la oferta, Toribio cree que “el precio del alquiler no va a poder subir mucho más”. “Todo parece indicar que en las grandes ciudades está empezando a tocar techo, lo que no significa que vaya a bajar el precio, sino que no va a subir con tanta fuerza”.

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.