LORQUÍ/ Rosario espera juicio… para 2016