ABARÁN/ El gigante y el niño

Un terremoto despierta a Cieza