«Y el Mar Menor se murió…»