La Criminalidad oculta

Juan Alcaraz Díaz

Hablamos de aquellos actos delictivos que nunca llegan a la estadística criminal policial porque, por un motivo u otro, no se han denunciado, aunque también tengan un gran interés. Son las llamadas ‘cifras negras’ de la criminalidad en el lenguaje policial.

Siempre han existido delitos graves y menos graves (estos últimos son los que siempre se han llamado faltas y han desaparecido del vigente Código Penal) que no se denuncian. Son las sustracciones de carteras, hurtos en tiendas y grandes almacenes, robos de interior de coches, etc. Se trata de infracciones contra la propiedad que podrían calificarse como menos graves. Igual sucedía -y sigue sucediendo, aunque en menor proporción- con ciertos delitos contra lo que siempre ha llamado la honestidad y que ahora son contra la libertad sexual, si bien en este apartado, como es sabido, las razones son otras. En la actualidad, son ya incluso los delitos graves los que no se ponen en conocimiento de la policía. No me atrevo a dar cifras porque sería muy aventurado por mi parte, pero la estimación profesional es que es muy alto el número de delitos que se han dejado de denunciar.

No es infrecuente que, por las declaraciones de ciertos delincuentes juveniles, se llegue a la conclusión de que muchos de los robos con intimidación (sirlas, en el argot policial) que realizan a otros menores (teléfonos móviles, crucifijos de oro, dinero, etc.) y los ‘tirones’ a gente mayor no consten como denunciados. Igualmente, es considerable el número de atracos cometidos en establecimientos comerciales que no se denuncian. Hasta ha habido algún caso concreto de asalto a entidad bancaria que no ha sido puesto en conocimiento de la policía.

Se deduce, por lo tanto, que la cifra de delitos violentos contra la propiedad, es acusadamente mayor que la reflejada por la estadística policial de cualquier año. Y cabe preguntarse: si hasta los mismos atracos no se denuncian, en ocasiones, ¿qué pensar de los delitos menos graves? Opino que la criminalidad oculta es hoy día muy alta en nuestro país. Se estima que ha crecido, como mínimo, de forma paralela a la delincuencia contabilizada. ¿Cuáles pueden ser las razones que explican este fenómeno? Lo comentaremos en otra ocasión.

Tras todo lo dicho (y a modo de conclusión), se puede afirmar que la cifra negra de la criminalidad es importante en determinados delitos, como los que afectan a la intimidad familiar, los que atentan contra el pudor, algunas estafas y los robos y hurtos leves. Por otra parte, existen delitos en los que la cifra negra es despreciable. Son aquéllos que difícilmente pueden pasar inadvertidos: homicidios, atracos, robos de coches y, sobre todo, los que están cubiertos por algún seguro. Delitos en los que las cifras estadísticas son particularmente fiables.

PRESENTACION DE ESTE BLOG

Inicio éste blog con el propósito de divulgar aspectos estructurales de la Policía Española, a la que he pertenecido durante cuatro décadas, y que creo que son de gran interés público. Se trata de ir respondiendo a aquéllas preguntas que el ciudadano me ha ido haciendo durante mi carrera profesional y que no he podido dar respuesta por una razón u otra. Esas preguntas son eternas y ya las iréis viendo con el transcurso del tiempo. Irán en la serie TEMAS POLICIALES.

También quiero abordar el papel de las víctimas de los delitos, bien sean particulares u funcionarios policiales, normalmente olvidadas tras el suceso inicial porque después de que ocurra, el protagonismo se lo lleva el delincuente. ! Vaya contradicción !. Irán en la serie HISTORIAS POLICIALES.

Por último, aunque en menor medida, haré  otra  serie basada en algún comentario sobre mis lecturas. Las que me gustan, las que me emocionan. Se llamará la serie OTRAS COSAS.

Después de todo esto, espero vuestros comentarios que estoy seguro me harán mejorar.

4 pensamientos en “La Criminalidad oculta”

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.