La Comisión anuncia un acuerdo para la salida pactada del Reino Unido de la UE

Jean-Claude Juncker considera que la propuesta de Boris Johnson es «un acuerdo equilibrado»

Falta ahora el visto bueno del Parlamento británico

La Comisión Europea da luz verde al pacto para una ruptura ordenada y pide a los gobiernos que lo aprueben esta tarde, en tiempo para que Boris Johnson pueda cumplir con su promesa de irse el 31 de octubre sin necesidad de pedir una prórroga, si Westminster lo avala. Era un pacto necesario porque tras meses de profundas tensiones, la Unión Europea concluye que «una salida negociada es mejor que un no acuerdo».

Jean-Claude Juncker

@JunckerEU

🇪🇺🤝🇬🇧 Where there is a will, there is a – we have one! It’s a fair and balanced agreement for the EU and the UK and it is testament to our commitment to find solutions. I recommend that endorses this deal.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
8.201 personas están hablando de esto

«Señoras y señores aquí les presento el acuerdo», ha dicho en rueda de prensa Michel Barnier, negociador europeo del brexit, aplaudido por los corresponsales del Reino Unido tras afirmar, “hemos cumplido”. Sostiene Barnier que este acuerdo es «justo y razonable», un acuerdo «que respeta los principios europeos».

Boris Johnson

@BorisJohnson

We’ve got a great new deal that takes back control — now Parliament should get Brexit done on Saturday so we can move on to other priorities like the cost of living, the NHS, violent crime and our environment

14,2 mil personas están hablando de esto

La llave para el pacto ha sido el cambio de posición del Gobierno de Irlanda aceptando renunciar a un sistema de freno de emergencia que en la práctica dejaba para siempre al territorio del norte de la isla, territorio británico, dentro del mercado europeo.

Posibilidad de cambio dentro de cuatro años

El cambio es importante porque aunque sitúe el control de mercancías entre el Reino Unido e Irlanda del Norte da a este territorio la posibilidad de cambiar el sistema dentro de cuatro años, autorizando un voto por mayoría simple en su Parlamento. Voto que podrá repetirse, como pedía Johnson todos los cuatro años.

La UE también acepta modificar las bases de la futura relación comercial negociada con Theresa May para dejar constancia que ese futuro quedará limitado al nivel más bajo de relación posible. Un acuerdo cuyas bases y normas hay que empezar a preparar en otra negociación que se abrirá una vez realizada la salida.

Si Johnson consigue los apoyos, el Europarlamento podría ratificar el pacto la semana que viene permitiendo, la salida real del Reino Unido el 31 de octubre, como quería Boris Johnson que sin apoyo de Westminster quedaría obligado a pedir una prórroga, opción que la UE y sus instituciones desean dejar claro que es ahora y de forma exclusiva un problema británico.

El problema de Irlanda

En los últimos días se habían intensificado las negociaciones encabezadas por el francés Michel Barnier por parte de la UE, en quien los Veintisiete tenían depositada «toda su confianza», según indicaron fuentes comunitarias. El máximo escollo para un acuerdo era encontrar una solución para no levantar una frontera física en la isla de Irlanda.

El Partido Unionista de Irlanda del Norte (DUP) ya ha expresado su negativa a apoyar este acuerdo entre Johnson y la UE porque su posición sobre el brexit no ha cambiado. A los Unionistas no les convence la propuesta de sacar la Irlanda del Norte de la unión aduanera manteniendo las normas comunitarias para el comercio. La propuesta implicaría controles en el mar y los aeropuertos de Irlanda para productos procedentes del resto del Reino Unido.

Máximos de la libra

La cotización de la libra esterlina ha respondido con fuertes subidas en su cotización a la confirmación del acuerdo para garantizar un brexit ordenado. El cambio de la moneda británica frente al dólar escalaba hasta los 1,2988 dólares, tras cerrar el miércoles en 1,2830 dólares, su nivel más alto desde mediados del pasado mes de mayo.