Investigan la posible relación de Ana Julia Quezada con la muerte de una niña en Burgos en 1996

  • Murió en Burgos a los cuatro años al caer de una ventana

  • Efe afirma citando a fuentes de la investigación que se trata de la hija de Quezada

  • Antes del viernes, el juez decidirá si decreta prisión incomunicada y sin fianza.

  • La detención por parte de la Guardia Civil de Ana Julia Quezada, la mujer que llevaba en el maletero de su coche el cadáver del niño Gabriel Cruz, ha llevado a las Fuerzas de Seguridad a revisar el pasado de esta mujer en España y su posible relación con la muerte de una niña de cuatro años en Burgos en 1996Efe informa, citando a fuentes de la investigación, de que se trataría de la propia hija de la detenida.

    El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha confirmado que la mujer estuvo implicada en el suceso, pero que el caso quedó sobreseído como muerte accidental, y no ha especificado la relación que tenía la niña con la detenida.

    “En 1996, es verdad que en Burgos sucedió un hecho en el que se vio implicada esta persona y que en su día el atestado policial quedó sobreseído en el juzgado. Ahora, lo que queda es ver qué es lo que ha pasado y la Guardia Civil y la Policía que llevaron la instrucción del atestado y las dependencias deberán tomar todas las medidas para el caso que nos ocupa”, ha dicho Zoido este lunes en un acto por la equiparación salarial de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.

    Ana Julia Quezada llegó en 1995 a Burgos procedente de su país natal, la República Dominicana, y se instaló en un piso con esta hija fruto de una relación anterior con un hombre de su país. Un año después, la niña falleció en lo que fue considerada una muerte accidental, según han informado a Efe fuentes de la investigación, quienes han añadido que fue la pareja en ese momento de Ana Julia -que no era el padre de la niña- quien encontró su cuerpo.

    Pasará a disposición judicial antes del viernes

    La detenida ha pasado su primera noche en la comandancia de la Guardia Civil de Almería, y podría agotar el plazo máximo de 72 horas antes de pasar a disposición judicial y de que el juez decida si decreta para ella prisión incomunicada y sin fianza. Mientras tanto, las Fuerzas de Seguridad investigan datos sobre los años que residió en Burgos.

    Agentes del Instituto Armado custodian también desde el domingo una finca en el Valle de Rodalquilar, a unos cinco kilómetros al sur de Las Hortichuelas, en el sentido opuesto hacia donde se centraron las batidas de búsqueda, según ha podido comprobar Europa Press. Se trata de una finca con varios pozos que tiene una especial vigilancia por ser uno de los escenarios del crimen de Gabriel. Al cuerpo del niño se le practicará la autopsia en el instituto anatómico forense de Almería.

    Las investigaciones podrían hacer que se agote el plazo de 72 horas desde la detención de la sospechosa el domingo a las 13:00 para que Ana Julia Quezada pase a disposición judicial. Una vez el juez reciba a la detenida, antes del jueves a las 13:30, puede decretar prisión incomunicada sin fianza y el secreto de las actuaciones.

    Anoche, se concentraron delante de la comandancia de la Guardia Civil decenas, y luego centenares de personas reclamando justicia por la muerte de Gabriel Cruz.

    Sospechosa desde que encontró la camiseta

    El cadáver de Gabriel Cruz, que desapareció el 27 de febrero en Las Hortichuelas (Níjar, Almería), fue encontrado en la mañana del domingo por las fuerzas de seguridad en el maletero del coche de Quezada, quien ha sido detenida en la localidad de Vícar durante un amplio operativo policial.

    Vecinos de Las Hortichuelas han asegurado que comenzaron a sospechar de ella cuando, el pasado sábado 3 de marzo, Quezada afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor cuando caminaba junto al padre del desaparecido. Esa camiseta contenía restos de ADN del niño.

    Al parecer, era la misma camiseta que la sospechosa le había puesto en casa de su abuela paterna el día de la desaparición. La encontró cerca de una depuradora donde ya habían peinado la zona los agentes, y estaba seca pese a que el día anterior había llovido, lo que hizo sospechar a los investigadores.

    Con el hallazgo del cadáver, la detención de Quezada y su traslado a la Comandancia de Almería se ha puesto fin a trece jornadas de angustiosa búsqueda de Gabriel, en la que según los datos de la Delegación del Gobierno en Andalucía trabajaron 1.487 profesionales y 2.574 voluntarios.

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.