Hazard se acuerda de Hazard

Un gran gol del belga 392 días después anima al Real Madrid frente al Huesca tras un inicio tedioso que dio paso a un partido de confort para los de Zidane

El País

Tal era el peñazo que Hazard, por fin titular, tiró por la calle del medio. Nunca fue un corneta, pero el belga, tan flemático por lo general, sacó al partido del tedio con una estupenda maniobra sellada con un zurdazo estruendoso desde más allá de su casa. El chico, solemne no lo festejó mucho, pero sí sus camaradas. Salieron del letargo frente a un anodino Huesca y ya en el segundo acto se fueron de fiesta. Todo a pedir de boca para los blancos: llegaron los goles, hubo pistas de la reconciliación entre Benzema y Vinicius y Zidane pudo comenzar a preparar el duelo con el Inter. Sosiego para varios pretorianos.

Hasta el trueno de Hazard, el partido iba con una cachaza soportable para el Huesca e insoportable para el Madrid. Todo agostado. Sin otra gracia que cierta desenvoltura del equipo oscense en el manejo anestesiado de la pelota. Miraba el Real, sin más, embotado, moroso. Ni asomo de Hazard, Asensio y Benzema, la delantera que anhela el madridismo, segada hasta hoy por las lesiones de los dos primeros. En la grada, Vinicius, al que en Alemania torció el morro Benzema. Nada había de lo que distingue a Asensio y Hazard: desborde, osadía, talento, retos esgrimistas a sus alguaciles. A dieta estaba el Madrid, con Rafa Mir amenazante para los dos centrales locales, Sergio Ramos y Militão.

Real Madrid

RMA

4
1

HUE

Huesca
Real Madrid
Courtois, Eder Militao, Sergio Ramos, Marcelo, Lucas Vázquez (Ferland Mendy, min. 51), Federico Valverde (Isco, min. 59), Casemiro (Kroos, min. 68), Modric, Benzema, Marco Asensio (Rodrygo, min. 60) y Hazard (Vinicius Junior, min. 59)
Huesca
Andrés, Pulido, Luisinho (Gastón Silva, min. 82), Pablo Maffeo, Siovas, Sergio Gómez (Ferreiro, min. 45), Kelechi Nwakali (Sandro, min. 56), Javi Ontiveros (Javi Galán, min. 45), Mosquera, Borja García (Eugeni, min. 56) y Rafa Mir
Goles
1-0 min. 39: Hazard. 2-0 min. 44: Benzema. 3-0 min. 53: Federico Valverde. 3-1 min. 73: Ferreiro. 4-1 min. 89: Benzema.
Árbitro
Pablo González Fuertes
Siovas (min. 78) y Sandro (min. 87)

Sin volumen, el partido, en medio de una sobremesa primaveral, solo tenía quietud. Ensimismado el Real. Sin el ritmo necesario el Huesca como para poner en alerta a su oponente. Nada era marchoso hasta que Hazard dio una pista de quién era y puede volver a ser Hazard. El belga recibió de espaldas en medio campo del Huesca. Amortiguó la carga de Nwakali. Un control orientado cargado de clase le dejó frente a la portería de Andrés. Pero a muchas cuadras. Con tanto viaje a la enfermería, no cabía esperar que Hazard destilara confianza como para un zapatazo desde Júpiter. Y menos, con la zurda. Desmentido. Ni se lo pensó. Muy parvularia le debió parecer la tremenda ejecución, a tenor de su mustio gesto. Quizá fuera un problema de memoria: no marcaba desde hacía 392 días.

Hazard animó al Madrid y dejó sonado al equipo de Míchel, hasta entonces solo alarmado por un cabezazo del ariete Sergio Ramos al que respondió con eficacia Andrés. Con el chispazo del belga llegó otro partido. Se acabaron los sosainas pases subordinados al pie. Justo a un parpadeo del descanso, Maffeo no atinó ante Benzema, que cazó un centro del brioso Lucas Vázquez y enfiló el 2-0 con un zurdazo. El fin para el Huesca.

Míchel agitó el banquillo. El conjunto oscense requería sin demora otro forro. Otra bulla. No la encontró. Sí el Madrid, que ya tuvo gozo. Más vértigo. Como muestra, el 3-0. Hazard, Asensio y Benzema conectaron como nunca en todo el encuentro hasta que el francés puso una pausa. Vista al frente y un mensaje a Valverde. El uruguayo, agradecido, no falló el emboque con un disparo cruzado. El primer gol de derechas del Madrid en esta jornada. Y un tanto que dejaba al charrúa como máximo goleador blanco.

Con el 3-0, Zidane recordó el cartel del martes: el Inter en el Di Stéfano. De una tacada, Isco, Vinicius y Rodrygo relevaron a Hazard, Asensio y Valverde. Tres a descansar, como ya habían hecho de inicio Mendy, Varane y Kroos. Al que no le falta oxígeno es a Jovic, que no pinta en las duras ni en las maduras.

La entrada de Vinicius tuvo miga. A la primera, el brasileño esprintó, salió trompicado de un regate, pero se mantuvo en pie. La misión lo merecía. En la jugada le acompañaba Benzema. Era cuestión de apagar la pirotecnia tras el encuentro en Mönchengladbach y la pillada al galo, al que le grabaron un palo verbal al brasileño. Vinicius contribuyó a la paz. Y más agua al fuego si Benzema hubiera acertado con el remate que le sirvió el mancillado Vinicius. Nada se sabe de su percepción sobre Rodrygo, pero el chico le puso en bandeja el brindis al francés en el 4-1. La diana dejó en episódico el tanto previo de Ferreiro.

Tan pancho se veía el Madrid, con Modric y Benzema fluye que fluye, que incluso Casemiro tuvo relax. Zidane le exprime como a pocos porque el jugador es infinito. Pero apremia el Inter, evocador de otros tiempos y frente al que el Madrid no tendrá margen de error.