Griezmann y Morata sellan con dos goles la victoria del Atlético sobre el Celta (2-0)

El francés adelantó a los colchoneros con un gol de falta y el delantero, que volvía de lesión, sentenció en una contra

El Atlético de Madrid salió con hambre, después del ambiente sombrío que vive el club colchonero después de la derrota en el Camp Nou. Casi con el único objetivo de mantener la segunda plaza, los de Simeone cuajaron una de las versiones más dominadoras con la posesión de balón durante los primeros 45 minutos, ante un Celta amenazada por los puestos de descenso. Versatilidad, dinamismo y llegadas por los costados caracterizaron el juego del Atlético de Madrid. Sin embargo, las ocasiones de peligro las tuvo el Celta, en dos jugadas aisladas. Apareció Oblak, como siempre, para neutralizar un disparo de Maxi Gómez y el posterior rechace de Boudebouz. Después la tuvo Boufal con un tiro raso, pegado a la cepa del poste. El portero esloveno se estiró y sacó un guante que impedía a los visitantes adelantarse en el Wanda Metropolitano.

El peligro que llevó el Atlético de Madrid fue consecuencia de su juego por bandas, donde encontraban superioridades y espacios con las subidas de los laterales. Juanfran puso dos centros peligrosos que no encontraron rematador. El centro del campo del Atlético de Madrid cerraba cualquier opción de que los vigueses filtraran balones y generaran peligro. Lobotka estaba muy vigilado y la presión obligaba al Celta a lanzar balones en largo, lo que provocaba pérdidas rápidas de balón. La buena versión futbolística de los colchoneros lo transformo Griezmann en ventaja. Una buena jugada de Vitolo forzó una fatal peligrosa en la frontal del área que el francés coló por el palo de Rubén Blanco. El portero vigués dio un paso hacía el poste más alejado, lo que provocó que reaccionara tarde ante el disparo del “7”. Con esto, los de Siomeone se marchaban por delante al descanso.

El Celta, con la ausencia de Iago Aspas, se encomendó en la figura de Boufal para cambiar la balanza de partido. Comenzó a dominar el partido con posesiones más largas y duraderas. Sin embargo, la fiabilidad defensiva de los locales impedía que el juego se transformara en ocasiones. El extremo marroquí era muy incisivo por la banda izquierda, poniendo en apuros a Juanfran. La más claras del segundo tiempo del Celta las tuvo el número “19”, con un disparo alto y con otro que tuvo que ser taponado por un defensor rojiblanco.

El Atlético de Madrid replegó líneas y mantuvo su bloque bien armado a la espera de alguna salida a la contra, una técnica habitual durante la etapa Simeone. La entrada de Morata, que volvía de lesión, y el paso de los minutos, que provocaba que el Celta dejara más espacios atrás, lo que desembocó en el segundo tanto de los locales que asestaron un golpe definitivo al encuentro. Griezmann encontró al espacio a Morata que recortó a Ruben y anotó a puerta vacía tras una gran galopada. Correa, con un disparo lejano, y Griezmann con una vaseila, que sacó Olaza en la línea pudieron ampliar la ventaja.

Tras el pinchazo del Barcelona, el equipo madrileño se sitúa a 9 puntos del primer puesto y apuraran las pocas opciones que le quedan para intentar una remontada por el campeonato. Por su parte, el Celta jugará contra el Girona, rival directo en la pelea del descenso, en la siguiente jornada. Ahí si contarán con su líder Iago Aspas.