El ministro de Interior Grande-Marlaska anuncia el fin de las concertinas de Ceuta y Melilla

Fernando Grande-Marlaska, ministro de Interior, no valoró los pros y los contras de su nuevo cargo porque no podía esperar “nada que pudiera satisfacer más” su propia voluntad de servicio. En una entrevista a Onda Cero, ha asegurado que es consciente de la responsabilidad que implica el ministerio de Interior pero que quiso desde el primer momento asumir este reto.

“A los jueces nos deberían valorar por las resoluciones que dictamos, creo que se hacen excesivas valoraciones sobre ellos más allá de su trabajo y deberíamos darle una vuelta”, ha afirmado. En relación al escándalo de Màxim Huerta, el ministro de Interior cree “que se ha hecho un ejercicio de responsabilidad que no se había hecho en otros gobiernos”.

“Estamos cerrando el número dos, primero le voy a trasladar la propuesta de mis nombramientos al presidente del Gobierno”, ha contestado a la pregunta de quien ocupará los distintos cargos de su ministerio. Respecto a las concertinas de Ceuta y Melilla, el ministro de Interior ha asegurado que hará todo lo que pueda “para retirarlas”.

Secretario de Instituciones Penitenciarias

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ofreció a Ángel Luis Ortiz González, actual responsable del gabinete jurídico del Ayuntamiento de Madrid, ser el próximo secretario general de Instituciones Penitenciarias, han informado a Efe fuentes municipales, tal y como informa Efe.

A falta de que la propuesta se concrete, el equipo de gobierno municipal ya da por hecha la salida de Ortiz para incorporarse al equipo del nuevo responsable de Interior. Sustituirá en el cargo a Ángel Yuste, quien ha sido secretario general de Instituciones Penitenciarias durante todo el mandato de Mariano Rajoy, como lo fue anteriormente en el de José María Aznar.

Ángel Luis Ortiz es juez como Rafael Pérez Ruiz, nombrado el pasado viernes por el Consejo de Ministros nuevo director del Gabinete del ministro. Ortiz fue asesor del área de Justicia y Prisiones de la Oficina del Defensor del Pueblo durante diez años. En esa etapa, entre otros asuntos, coordinó informes monográficos sobre la situación de las prisiones en España, sobre violencia machista, sobre la ley del Menor y sobre asistencia jurídica a los extranjeros en España.

También fue juez de Vigilancia Penitenciaria en Madrid y, con anterioridad, juez de Instrucción en Arganda, Alcobendas, Alicante y Madrid

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.