El Grande Europa llega al puerto de Palma sin heridos ni vertidos tras el incendio

Permanecerá en el muelle comercial con el objetivo de abandonarlo «lo antes posible»

El incendio del buque Grande Europa no ha dejado ningún herido ni vertidos contaminantes. Así lo pudieron confirmar ayer las autoridades competentes mientras Salvamento Marítimo remolcaba la embarcación al Puerto de Palma, donde ha atracado pasadas las seis de la madrugada. Los bomberos ya trabajan en el interior para que el buque reinicie cuanto antes su singladura.

El Grande Europa, un car carrier que transportaba 1.843 vehículos (sobre todo coches, pero también camiones y furgonetas, además de algunos contenedores) desde el puerto italiano de Salerno a Valencia, se encontraba a unas 15 millas náuticas de Cabrera cuando se inició el fuego. La embarcación, de 183 metros de eslora y casi 20.000 toneladas, tiene más de 20 años de antigüedad (se construyó en 1998) y pertenece a la compañía italiana Grimaldi Lines.

El director general de la Marina Mercante, Benito Núñez, se desplazó hasta Palma acompañado del secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte yVivienda, Pedro Saura, para seguir in situ las operaciones. A última hora de la tarde, Núñez confirmaba que la evolución del incendio era «favorable», aunque no podía darse completamente por extinguido dadas las dificultades que plantean este tipo de verificaciones en una situación como la vivida.

No obstante, detalló que los once tripulantes que restaban en el interior del buque habían podido acceder sin problemas a la cubierta 9, el mayor foco de calor, y que las imágenes térmicas habían constatado una «bajada significativa» de la temperatura del casco. Tampoco se detectaba humo. El Grande Europa debía ser remolcado hasta la zona del exterior del muelle comercial del Puerto de Palma, donde se quedarían asimismo dos remolcadores de Salvamento Marítimo de guardia. Aseguró que el barco no presentaba daños estructurales ni riesgo de hundimiento.

El Grande Europa es el segundo buque de la compañía Grimaldi afectado por un incendio en dos meses: el Grande América, que transportaba 2.210 vehículos y 365 contenedores, se hundió el pasado 12 de marzo en aguas francesas, cerca del Golfo de Vizcaya, tras quemarse uno de sus contenedores.

Respecto a este hecho, Núñez comentó que se trataba de un hecho «totalmente fortuito hasta donde sabemos» y que, pese a la coincidencia de dos sucesos similares en tan corto periodo de tiempo, «el historial de la empresa no es deficiente en términos de seguridad».

15 tripulantes evacuados tras sufrir un incendio a bordo

La compañía italiana se ha hecho cargo de la reparación del barco mediante la contratación de una compañía especializada de nacionalidad holandesa, Ardent. Un equipo de la misma se unió a última hora de la tarde a la tripulación que quedaba en el barco. La empresa debía diseñar un plan de actuación a expensas de la aprobación de las autoridades españolas. El objetivo, aseveró Núñez, es que el buque abandone el Puerto de Palma para regresar a su actividad «lo antes posible».

Tal y como explicó por la mañana el capitán marítimo de Palma, José Escalas, la tripulación del Grande Europa -un total de 25 personas a bordo- pidió ayuda en torno a las cuatro de la madrugada del miércoles. Salvamento Marítimo envió entonces «todos los medios» de los que dispone, colaborando en el enfriamiento del casco y en el remolque del buque.

Un total de 14 de los 25 tripulantes fueron evacuados mediante un helicóptero de Salvamento Marítimo y depositados en un buque de la Armada Española, el Martín Posadillo. Éste, que regresaba de unas operaciones de apoyo logístico, posteriormente los trasbordaría a un barco de la Guardia Civil, que sería el que finalmente los llevaría hasta tierra. Una vez allí, todos ellos fueron sometidos a un reconocimiento médico que certificó que estaban en perfecto estado de salud.

El resto de la tripulación, otras once personas incluido el capitán, se quedó a bordo del buque siniestrado para colaborar en las tareas de extinción del incendio y de remolque.

Asimismo, Escalas explicó que se había procedido a cerrarlo «completamente» para evitar que entrara oxígeno en el interior y alimentara el fuego.

Las embarcaciones de Salvamento Marítimo que estuvieron acompañando al Grande Europa a la Bahía de Palma fueron el Salvamar Acrux, Caliope yMarta Mata. Al dispositivo se unió sobre las cinco de la tarde el SAR Mesa y estaba previsto que alrededor de las tres de la mañana lo hiciera el Clara Campoamor, un remolcador de altura.

Aunque Emergencias activó el Plan Especial por Contaminación de Aguas Marinas (Cambal), finalmente se confirmó que no se había producido vertidos.