El Gobierno propone extender los ERTE hasta junio pero despedirá en marzo a los trabajadores de refuerzo del SEPE

El SEPE dejará de contar en marzo con los refuerzos que han paliado su colapso desde el inicio de la pandemia. El organismo perderá 1.500 interinos tres meses antes de que concluyan los ERTE.

Los refuerzos contratados para desbloquear el colapso vivido desde el principio de la pandemia por el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) dejarán de estar operativos el próximo mes de marzo al no ser renovados por la Administración, según ha advertido el sindicato de funcionarios CSIF.

El SEPE se hace cargo de la tramitación de las nóminas por desempleo así como de las de los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Desde que se decretaron los primeros confinamientos el pasado mes de marzo, el organismo se ha visto arrollado por la demanda de prestaciones, acumulando retrasos en los abonos o ingresando a los afectados cantidades superiores a las establecidas.

Si en un principio el Gobierno negó estos problemas, acabó recurriendo a empresas públicas como Tragsanet para ir desatascando su servicio, que en el mes de abril tenía dados de alta, sólo en ERTE, a 3,4 millones de afectados. El trabajo en el organismo se multiplicó hasta por cinco al tener que dar servicio a los desempleados con derecho a prestación, a los nuevos despedidos y a las personas necesitadas de subsidios, además de a los demandantes de prestaciones por ERTE. Por eso, el SEPE contrató a 1.500 trabajadores interinos para dar apoyo a sus funcionarios. Son estos interinos los que, según CSIF, concluyen en marzo un contrato que no será renovado.

Es algo que el propio Ministerio de Trabajo ha previsto al proponer a los agentes sociales extender el actual esquema de protección de rentas de empresas y trabajadores hasta el próximo mes de junio, más allá del actual estado de alarma, que tiene vigencia hasta el 9 de mayo. Se da así la circunstancia de que los refuerzos contratados para ayudar al SEPE abandonarán su tarea tres meses antes de que concluya el plazo de vigencia de los mecanismos extraordinarios de apoyo a empresas y trabajadores que han colapsado el organismo.