El Espanyol sigue en el buen camino

Fuente: El Mundo

Adrià Pedrosa, quien vivió el lado más feo del fútbol hace unas semanas, abrió el marcador ante el equipo de Abelardo (2-1)

El Espanyol ha retomado el buen camino. El triunfo ante el Girona le ha dado aparentemente alas. El conjunto de Rubi saltó a Cornellà-El Prat dispuesto a llevar el peso del partido ante un Alavés que llegó a ser uno de los equipos revelación de la presente temporada y terminó por llevarse un trabajado triunfo por 2-1 que le permite recuperar sus mejore sensaciones. Los periquitos, cómo no, quisieron ser protagonistas y llevar el peso del encuentro. Una voluntad que se plasmó en largas posesiones y un mayor control del juego que, desde el principio, invitaba a pensar en que los hados les serían de nuevo propicios. El mejor premio, además, se lo llevó Adrià Pedrosa, con un estreno anotador en Primera División que le permite olvidar sinsabores en absoluto lejanos.

El fútbol, siempre caprichoso, quiso que el encargado de abrir el marcador fuera, precisamente, un jugador al que le tocó vivir el lado más feo de este deporte hace sólo unas semanas. El joven lateral del Espanyol, sobre quien llovieron críticas e incluso amenazas de muerte por pedir la camiseta a Leo Messitras el derbi en el Camp Nou, firmó una gran acción para anotar el 1-0. Pedrosa tiró de velocidad y fuerza para ganarle la partida a la zaga y aprovechar así un medido pase de Melendo para estrenar su cuenta anotadora en Primera División. Las lágrimas, de alegría y emoción, no tardaron mucho en asomarse a sus ojos.

El tanto de Pedrosa fue la culminación de una insistencia local que ya había cristalizado en un primer tanto de Borja Iglesias, anuado en este caso por fuera de juego. El Alavés, mientras, apenas logró crear peligro en las inmediaciones del área del Espanyol a lo largo de la primera parte.

LESIÓN DE ROSALES

La peor noticia para los locales, en esos primeros 45 minutos, fue la lesión de Rosales. El lateral venezolano se resintió de unos problemas musculares en la pierna izquierda y tuvo que dejarle su puesto a Javi López justo antes de que se cumpliera la primera media hora del partido. Eso, y un susto por un mal control de Diego López con los pies dentro del área, fueron los únicos puntos negativos para los de Rubi en una mitad en la que impusieron su dominio.

La segunda parte empezó de la mejor manera posible para el Espanyol: con otro gol. Rodrigo Ely, en este caso, desvió hacia su portería un centro de Borja Iglesias para que los locales se las prometieran muy felices. La alegría, no obstante, no duró demasiado. Calleri, con suspense, puso el 2-1 apenas unos minutos después. Los blanquiazules, con todo, lejos de caer víctima de los nervios, buscaron afianzar su control, trataron de hacerse fuertes con el balón y mantener su acoso al arco rival.

El Alavés, por su parte, intentó tirar de transiciones rápidas, en unos casos, y paciencia, en otros, para tratar de arañar por lo menos un punto de su visita a Cornellà-El Prat. Su insistencia final, a pesar de todo, no encontró premio, por mucho que Rolan rozara el tanto con un espectacular remate acrobático. Los locales, al final, se llevaron al final un triunfo que refrenda su aparente recuperación y le permite mirar de nuevo hacia la zona alta de la tabla.