El Ayuntamiento de Murcia deniega todas las ampliaciones de terrazas hosteleras solicitadas por la crisis de COVID-19

Fuente: HOSTEMUR

La ACBARM reprocha que estas medidas municipales que piden de manera temporal y extraordinaria se están realizando prácticamente en toda la Región de Murcia

La Asociación de Cafés, Bares y Afines de la Región de Murcia (ACBARM) y la Asociación de Restaurantes de la Región de Murcia (ARRM) denuncian que el Ayuntamiento de Murcia está denegando todas las solicitudes de ampliación de terrazas que los hosteleros de la capital han cursado para poder contar con más mesas ante las medidas sanitarias impuestas por la crisis de COVID-19. “En prácticamente toda la Región de Murcia están echando una mano al sector hostelero, creando espacio en las zonas colindantes para que las terrazas aúnen el cumplimiento de las normas con la rentabilidad mínima de su licencia de mesas”, señala el presidente de ACBARM, José María Rubiales, que critica que en la capital –“donde más establecimientos hay”- la actitud es totalmente contraria a esa ayuda.

Rubiales indica que el Consistorio murciano se escuda en una interpretación de la ley, que señala la imposibilidad de ampliar el espacio para terrazas usando las zonas peatonales colindantes. “Pero es un texto interpretable y estamos convencidos que se puede hacer, no en vano en otros municipios lo están llevando a cabo. Ahí entra la voluntad del político y su manera de entender cómo ayudar a sus ciudadanos”, apunta el presidente de ARRM, Juan José Nicolás, al tiempo que recalca que en muchísimas terrazas existen espacios suficientes para ampliar y dejar más del doble de los espacios peatonales.

La interpretación más restrictiva

Grandes ciudades de España y otros municipios murcianos han rescatado el espíritu de esta norma, mientras que el Ayuntamiento de Murcia ha hecho la interpretación más restrictiva posible en todo el país, “como siempre”. “Que grandes plazas que se han convertido en peatonales no puedan ceder parte de su espacio para este momento especial no tiene sentido leyendo esa norma, porque los viandantes no verían afectado su espacio. Este Ayuntamiento no tiene voluntad ni nunca la ha tenido de ayudar al sector”, se duelen los hosteleros.

Los hosteleros de la capital han mantenido varias reuniones con el concejal de Vía Pública, Juan Fernando Hernández, al que han ofrecido alternativas y ejemplos de otros Ayuntamientos, pero desde su área han mostrado una posición ambigua: ofrecen todo su apoyo e interés al mismo tiempo que un no rotundo. “No se dan cuenta de que estamos en una situación dramática de familias y hay que tomar medidas excepcionales temporalmente”, se duelen en el sector.

Como ejemplo, desde la asociación citan el municipio de Los Alcázares, donde están permitiendo la peatonalización de calles en tramos horarios para el uso de terrazas. Los hosteleros murcianos también se fijan en las ampliaciones de terrazas en Archena, donde están cerrando el máximo posible de calles para ceder su espacio, o en Lorca, donde incluso se usan plazas de aparcamiento.

Situación límite

“Ésas son las medidas más utilizadas por todos los municipios, porque tienen claro que la hostelería es una gran fuente de empleo y la reactivación de su economía pasa por este sector”, recalca Nicolás, que informa como un ejemplo más que en una capital de provincia como es Almería también se está trabajando en este sentido. Una medida de gracia que los profesionales piden exclusivamente “de manera temporal y extraordinaria mientras dure esta crisis sanitaria, porque sin ella muchos negocios acabarán quebrando”.

“Hasta ahora solo habíamos tenido buenas palabras, pero llegados a la realidad, cuando los locales necesitan más espacio en sus terrazas acuciados por la reducción de aforo, el Ayuntamiento de Murcia ha mostrado su verdadera cara y nos ha dejado solos ante una situación límite”, se quejan los hosteleros, que también reprochan que otros sectores que aportan menos al PIB y al mercado laboral han recibido más ayudas que el suyo.

Son unos 15.000 trabajadores de la hostelería los afectados en Murcia por esta situación en un sector que se siente impotente y que tiene claro a dónde va a llevar esta postura municipal. “Es imposible trabajar con esta aplicación de la norma. Así no solo no vamos a poder rescatar a los empleados afectados por ERTES, de los que más del 40% todavía ni siquiera han cobrado un euro, sino que se pasará directamente a despidos y concursos de acreedores”, vaticinan.

José María Rubiales - presidente de ACBARM, Foto 1
José María Rubiales – presidente de ACBARM
Juan José Nicolás - presidente de ARRM, Foto 2
Juan José Nicolás – presidente de ARRM