Cuatro detenidos por dejar tuerto a un hombre que lucía la bandera de España en su vestimenta en Zaragoza

Fuente: El Mundo

Los presuntos agresores, que iban encapuchados, le dieron un botellazo que le produjo una profunda herida en el ojo.

Cuatro jóvenes han sido detenidos por la Policía Nacional en Zaragoza por dejar tuerto de un botellazo a un hombre que lucía la bandera de España en su chaleco motero, en la calle Mayor, en el centro histórico de la ciudad.

Los presuntos agresores, que tapaban su rostro con bragas, lanzaron una lluvia de botellas de cristal a la víctima y a sus amigos al grito de «por hijos de puta, fachas y nazis», según la información adelantada por El Periódico de Aragón.

El agredido, perteneciente a un grupo motero, salía de la discoteca y local de conciertos La casa del loco, en el centro de Zaragoza, donde había asistido a un directo del grupo The Metheors en la madrugada del pasado 19 de octubre.

Una de las botellas lanzadas le impactó (otros testigos dicen que una botella produjo la rotura de un escaparate de cristal hiriéndole en el ojo) que le produjo un corte profundo y una importante hemorragia en uno de sus ojos. Fue trasladado al hospital Clínico Lozano Blesa, donde no pudieron salvarle la visión. Fueron los vigilantes de seguridad del citado local los que avisaron al 061.

Las detenciones se produjeron este martes y según el mismo periódico, el ataque podría haber sido planificado, ya que estuvieron esperando en la calle Mayor a que finalizara el concierto.

Además, los agresores llevaban una pistola táser que esgrimieron en la calle atestada de jóvenes, que disfrutaban del ocio nocturno de la ciudad, y varios de ellos, fueron a refugiarse a los bares próximos con las manos en su cabeza para protegerse de la lluvia de botellas de cristal.

La víctima no conocía a sus agresores y, al parecer, el ataque respondía a la estética del agredido que ni él ni el grupo de amigos tendrían ningún tipo de afiliación política.

La Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía de Aragón, que investiga los hechos como un delito de odio, considera que los detenidos por su estética forman parte de grupos de corriente ultraizquierdista mientras que la víctima y sus amigos moteros lucían parches con la bandera de España en sus chalecos. Durante el ataque los encapuchados proferían gritos «como fascistas o nazis», informa El Periódico de Aragón.

Los detenidos serán puestos a disposición del Juzgado de Guardia como supuestos autores de un delito de lesiones con la agravante de odio.