ARCHENA/ Refuerzan la vigilancia policial para cazar al pirómano de la mota del río

Agentes custodian de noche la zona para localizar a un sujeto que ha provocado, en lo que va de año, más de una decena de incendios de matorrales en los municipios de Lorquí, Archena y Ceutí

La piromanía es un trastorno relacionado con el control de impulsos vinculado a la atracción por el fuego.

La Policía Local ha reforzado la vigilancia para tratar de dar con la persona que no para de provocar incendios en la ribera del río, indicaron fuentes cercanas al caso.

En lo que va de año, el sujeto en cuestión sería el responsable de más de una decena de fuegos, casi siempre de noche. Fuentes próximas a la investigación confirmaron que todos los incendios son claramente provocados.

El pasado sábado, sin ir más lejos, volvía a saltar la alarma. Servicios de Emergencias se movilizaban para sofocar un incendio de cañas en la rambla del río, muy cerca del canal, en la carretera de Ceutí en dirección Mula, en el término municipal de Villanueva del Río Segura. En aquella ocasión, ardieron casi 3.000 metros cuadrados de cañas y matorrales.

Afortunadamente, el fuego aún no ha producido daños personales, aunque el sábado la alerta se incrementó porque las llamas estaban muy cerca de la carretera. Eso sí, «el daño es ambiental», apuntan las mismas fuentes.