ANDALUCÍA/Urbanismo sostenible, pero sin ser un freno

Una de las intervenciones públicas que desde hace más de una década ha provocado mayor ralentización de la economía andaluza ha sido la cambiante e interventora política urbanística de la Junta, ahora de nuevo en revisión. Esta conclusión resume los debates que se suscitaron en las mesas redondas celebradas en Marbella organizadas por la revista Andalucía Inmobiliaria, que edita Rosa Hafner, celebradas en el hotel VillaPadierna, patrocinadas por la Diputación de Málaga, Colliers Internacional y la colaboración, entre otros, de Martín Casillas Construcción, Deloitte, Unicaja y Porcelanosa.

Esta jornada, en su décima edición, reunió en Marbella a buena parte de los promotores y profesionales relacionados con el turismo residencial en Andalucía para debatir sobre el posicionamiento actual de los proyectos de lujo, la transformación de las ciudades como destinos turísticos y los retos que afronta la ley de urbanismo sostenible de Andalucía, en estos momentos en fase de redacción.

El secretario general de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad Urbana de la Junta, Rafael Márquez, expuso ante los empresarios, promotores, arquitectos y profesionales asistentes las líneas básicas de la nueva ley andaluza, que en estos momentos, y después de haber sido debatida con el sector, está en fase de elaboración a la espera de los informes jurídicos antes de ser aprobada por el Consejo de Gobierno y enviada al Parlamento.

Márquez, pese a la complejidad y el cambio sustancial que implicará esta ley tal y como está en el borrador actual, se mostró optimista en que sea finalmente aprobada y auguró que con ella se iniciará una nueva fase legal en Andalucía en la que el urbanismo y su planeamiento no será un freno para un desarrollo económico sostenible.

El secretario general destacó que lo más trascendental de la nueva ley es que vendrá a simplificar los elementos de planeamiento, haciéndolos más flexibles sin que pierdan seguridad jurídica. Además, resaltó que la ley traerá una mayor agilización en la tramitación de los nuevos planes urbanísticos, no duplicando las exigencias de informes actual y de los informes sectoriales que, según diagnosticó, eran los causantes principales de los retrasos actuales.

Márquez aseguró, sin embargo, que esta simplificación no mermará en nada la sostenibilidad de esos planes, pese a que devolverá buena parte de las competencias de control que ahora tiene la Junta a los municipios y a que habrá más declaraciones de responsabilidad previas, lo que ahondará, según su optimista opinión, en una reducción de la excesiva burocratización que atenaza y complica cualquier proyecto urbanístico en Andalucía.

La cita de Andalucía Inmobiliaria, que se ha consolidado como una de las más relevantes en este sector, analizó las debilidades y fortalezas del urbanismo residencial. En este sentido, el presidente de la Federación Andaluza de Urbanizadores, Ricardo Arranz, insistió en la necesidad de apostar por el lujo y la calidad en todos los proyectos. El empresario reconoció que queda trabajo por hacer: «Para lograr el éxito, es esencial que exista una armonía entre instituciones públicas, banca o inversores, y todo el ámbito empresarial. Es un trabajo que debe resultar de la unión de los tres pilares, para poder convertirnos en un destino de lujo durante todo el año».

A lo largo de la jornada se abordaron temas como el caso de éxito de Estepona: un modelo de desarrollo sostenible, que fue analizado por José María García Urbano, alcalde de la ciudad, e Íñigo Galán, socio-director general de Inerzia Asesores Inmobiliarios. Por su parte, el alcalde de Estepona, señaló que «el proyecto de sostenibilidad que comenzamos hace más de cinco años, cuando empezamos a preparar la infraestructura necesaria para hacerlos sostenible, a día de hoy, es una realidad y sigue progresando».

También se debatió sobre la relevancia del posicionamiento de proyectos residenciales más allá del marketing y del lujo, con la participación de Mikel Echavarren, CEO de Colliers International Spain, y Luis Valdés, director de Residencial de Colliers International. Ambos destacaron la necesidad de crear y dar valor a la marca como concepto diferenciador frente a la competencia, y la importancia del factor emocional en cada proyecto como instrumento para despertar el interés de los clientes.

Deja un comentario

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.