140 años de la riada de Santa Teresa en una exposición en Murcia

El Ayuntamiento de Murcia recuerda el desbordamiento de ríos y ramblas que asoló el Valle del Guadalentín y toda la Vega del Segura con planos, objetos, portadas de prensa y grabados

MANUEL MADRID/ La Verdad/

La sala de exposiciones del Ayuntamiento de Murcia muestra los devastadores efectos de la histórica riada de Santa Teresa, de la que este lunes se cumplen 140 años, que arrasó la ciudad de Lorca y el Valle del Guadalentín y anegó al día siguiente, el 15 de octubre de 1879, el término municipal de Murcia, desdibujando núcleos urbanos y provocando una auténtica ola de solidaridad en todo el mundo. Las imágenes de Murcia convertida en un mar de muerte tuvieron eco desde París a Nueva York. Nadie tenía memoria de semejante torrente destructivo. Fue una noche catastrófica, tal y como narraron los periódicos de la época; alrededor de las dos de la madrugada la avalancha de agua hizo que Murcia pareciera una isla fantasma en mitad de un océano artificial. ‘La riada de Santa Teresa de 1879. Una tragedia en la huerta de Murcia’, organizada por el Ayuntamiento dentro del 52 Festival Internacional de Folclore en el Mediterráneo, con la colaboración de la Real Academia de Bellas Artes de la Arrixaca, del Archivo Municipal de Murcia, y bajo el criterio técnico como comisarios de los documentalistas murcianos María Luján Ortega y Tomás García Martínez, trae el presente el recuerdo de aquellos hombres y mujeres que sobrevivieron a la vorágine. Los serenos tuvieron que avisar a la población a viva voz, las campanas de la Catedral tocaron a rebato y los huertanos se afanaron haciendo sonar cuernos y caracolas para alertar a sus vecinos. Las inundaciones arrasaron caminos, arruinaron cosechas y se llevaron por delante cientos de vidas y todo tipo de barracas y molinos, sepultando bajo el fango toda la huerta de Murcia, dejando sin suministro de gas y carbón asentamientos y diseminados, quedando cómo únicas formas de luz las llamas de fuego de los hachoneros.

El desastre de 1879, con un millar de muertos en la Región y miles de barracas y construcciones hundidas en el barro, desató una ola de solidaridad internacional sin precedentes

El alcalde de Murcia, José Ballesta, consideró este lunes que esta exposición es «testigo de la generosidad sin límites de los murcianos que, de manera inmediata, se volcaron con los afectados. A lo largo de toda la Huerta se establecieron centros operativos para ayudar a los más necesitados en las zonas rurales, el Ayuntamiento de Murcia creó comisiones especiales de sanidad, estadística y auxilios para la distribución de socorros. La presencia de los bomberos, la Guardia Civil, los barqueros del río y cientos de vecinos anónimos fueron imprescindibles para salvar vidas y recuperar animales perdidos». El relato de los hechos es fiel a las crónicas periodísticas del momento, siguiendo el deseo de los comisarios, que han recopilado fotografías antiguas, portadas de ese año, reproducciones gráficas de grabados y de prensa (el periódico solidario ‘Paris-Murcie’, que dirigió Victor Hugo en París, con ilustraciones de Gustave Doré; ‘Le Monde Ilustré’, ‘L’Illustration’, ‘The Graphic’, ‘El Globo’, ‘La Ilustración Española y Americana’, ‘La Correspondencia de España’, y los diarios locales ‘El diario de Murcia’, ‘El Liberal’, ‘El Noticiero’, ‘La Paz’), planos realizados con motivo de la riada, partituras musicales, oraciones, objetos de la Huerta y citas literarias para ilustrar el tamaño del desastre. El rey Alfonso XII llegó a la estación de Alcantarilla por ferrocarril el 20 de octubre y visitó a bordo de calesas y barcas algunos de los lugares más afectados, en especial Nonduermas y su entorno. Además, se exponen obras de Obdulio Miralles, cedidas por el Real Casino de Murcia, y de Inocencio Medina Vera para recordar cómo era la vida entonces de los huertanos y de los burgueses. Hasta el 20 de enero de 2020 podrá visitarse esta muestra en la planta baja de la Casa Consistorial, de lunes a sábados, de 11 a 14 y de 18 a 20 horas.

Twitter histórico

Cristóbal Belda, director de la Real Academia de Bellas Artes de la Arrixaca, señaló durante la presentación que cuando se construyó la torre de la Catedral, de cuya orden se cumplen este año 500 años, se encargan los conjuratorios «para conjurar los males llegados desde el cielo cíclicamente», para evitar las peores consecuencias ante situaciones de máximo riesgo. Belda agradeció la iniciativa del Ayuntamiento ya que nos permite recordar cómo nos vieron en el mundo y cómo nos vimos los murcianos del momento a raíz con un suceso que traspasó fronteras, «ya que la fotografía tuvo un papel importantísimo, y los grabadores franceses se inspiraban en aquellas imágenes». Los comisarios recordaron que la prensa histórica fue clave para la repercusión internacional de unos hechos que causaron más de un millar de muertos en todo el ámbito regional. El Ayuntamiento, a través de juntas de socorro y centros operativos, canalizó las ayudas llegadas a Murcia gracias a rifas, loterías y otras iniciativas solidarias como festivales en París, donde se celebró en su hipódromo un festival a beneficio de los damnificados. Como novedad, durante todos los días, se podrá seguir lo acontecido durante la noche del 15 de octubre de 1879 hasta finales de ese año a través del twitter histórico Riadasantateresa1879 con la almohadilla #riadadesantateresa La muestra incluye, asimismo, las portadas de los periódicos ‘La Verdad’ y ‘La Opinión’ con las noticias de los devastadores efectos de la última DANA en la Región de Murcia.